sábado. 15.06.2024
Región

Emotivo homenaje a Antonio Arnau Magro en su tierra natal

Numeroso público alrededor de 600 personas se dieron cita en la plaza de la Constitución de Quintanar de la Orden, el día 6 de agosto a las 22 horas, para honrar y ser nombrado Hijo Predilecto por parte del consistorio de la ciudad a Antonio Arnau Magro, artista multidisciplinar el que fuera operador de cine, fotógrafo, copista, restaurador, muralista, profesor y pintor. 

Con una formación excelente realizada en la Capital de España, de la que fue pintor sobre todo, pero también como profesor en el Círculo de Bellas Artes, el Casón del Buen Retiro y la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. Teniendo en su haber varios premios nacionales e internacionales y un extenso currículo. Aunque el autor no quiso encuadrarse en ningún movimiento artístico, istmos, etc., hay que decir que estuvo a la altura de la Segunda Escuela de Vallecas junto a los pintores Benjamín Palencia, Redondela o Martínez Novillo, entre otros.

En el acto estuvieron presentes el Alcalde de la ciudad, Juan Carlos Navalón López-Brea, el teniente de Alcalde y Concejal de las áreas de Educación, Cultura y Nuevas Tecnologías, José Ángel Escudero López, la familia del pintor, su viuda Rosa María Escalza e hija y resto de familiares, así como otros concejales/as del ayuntamiento y personas del mundo de la cultura, varios miembros del grupo Cultural Quinarte y un  largo etc.

Actuó como presentador el artista también polifacético Tomás Verdugo, quién después de hacer un breve repaso de la vida del maestro, por medio de algunos vídeos, así como del Certamen de Pintura que lleva su nombre, como es el Premio Nacional de Pintura "Ciudad de Quintanar", que desde hace diecinueve años se viene convocando por el Ayuntamiento de este municipio toledano, y que desde el año 2007 lleva el nombre de este gran pintor local, del cual colaboraría durante muchos años en el diseño del cartel anunciador y en otros menesteres. Después pasó a enumerar las personas que se habrían sumado a este reconocimiento, haciendo lectura de las adhesiones de algunas de ellas y estamentos entre otros muchos, que habían pedido perdón por su ausencia, así como la llamada de las que estaban presentes.

En primer lugar hizo mención de Marta Pérez Ibáñez. Especialista en mercado del arte y Docente de la Universidad Antonio de Nebrija de Madríd. Seguidamente a José Fernando Sánchez Ruíz director del Patronato de Cultura de Alcázar de San Juan y Aula de Cultura de Hermanos Valdés de la Casa de Castilla-La Mancha en Madrid. Al alcazareño José Luis Samper, Dtor del Museo del mismo nombre. Revistas como La Encina, Las Asociaciones Santiago Apóstol y Cultural Kintafoto.

A continuación llamó a Enrique Pedrero Muñoz que se había sumado a tal evento quien se manifestó con el siguiente escrito que publicamos por su interés cultural:   

“La Escuela de Vallecas surgió como idea de descubrir las características,  cualidades y colores que reunían y transmitían las tierras de Castilla. La primera fue creada por Alberto Sánchez en 1927, consiguiendo acoger a un gran número de artistas e intelectuales, entre los que se encontraban Benjamín Palencia, Rafael Alberti, Maruja Mallo y Juan Manuel Díaz Caneja.

Según un texto del escultor Alberto Sánchez, se recoge lo siguiente: Nos proponíamos extirpar los colores artificiales, agrios, de los pintores de los carteles. Queríamos llegar a la sobriedad y la sencillez  que nos trasmitían las tierras de Castilla. Era en el fondo, un movimiento equiparable  a lo que en tiempos fueron los impresionistas. Metíamos la cabeza entre las piernas y veíamos cómo se transformaba toda la visión del paisaje; descubríamos por este procedimiento la rutina de los ojos, porque la postura nos cambiaba toda la visión. Nos parecía  que lo que contemplábamos desde lo alto del cerro no había sido todavía realizado por ningún pintor, ya fuera el Greco, Velázquez, Zurbarán o Picasso. De todo esto surgió la idea de lanzar una nueva escuela, la Escuela de Vallecas.

El grupo se disolvió al comienzo de la Guerra Civil.

Posteriormente y terminada la contienda en 1939, Benjamín Palencia junto a otros artistas como Martínez Novillo, Redondela, pero también Antonio Arnau, formado también en Madrid y reconocido éste como uno de los miembros, entre otros, lograron fundar una Segunda Escuela Pictórica en Vallecas que convivió con varios nombres, logrando reunir a un gran número de  jóvenes a los que enseñaban sus conocimientos, como Álvaro Delgado Ramos, Carlos Pascual de Lara, Gregorio del Olmo, el valdepeñero Enrique Núñez Castelo y otros artistas manchegos que se consideraron seguidores, aunque sin pertenecer a la escuela como el de Aldea del Rey, Daniel Ciudad o el alcazareño Jesús Yugo Quiñones y un largo etc. Finalmente el nombre de Escuela de Vallecas se impuso, con la exposición realizada en 1984 en  el Centro Cultural Alberto Sánchez de Madrid y en otras posteriores.

Así de esta forma y dada la gran calidad artística de Arnau, artista multidisciplinar, considerado de la citada Escuela de Vallecas, como un  pintor realista impresionista y a veces hasta expresionista en la pincelada, con numerosos premios nacionales e internacionales y un gran historial artístico.…

 Enrique Pedrero Muñoz, Doctor en Bellas Artes, Pintor, escultor y escritor, Delegado de la Asociación Española de Pintores y Escultores en Castilla-La Mancha, Comisario de exposiciones de la misma y perteneciente a la Asociación Madrileña y Española de Críticos de Arte; me asumo y reconoció el respeto que se merece al nombramiento de Hijo Predilecto de la Villa de Quintanar de la Orden al Ilustre artista D. Antonio Arnau Magro”

Seguidamente fue llamada por el presentador a la presidenta de la Asociación de antiguos alumnos/as de la Escuela que el dirigiera en su momento Antonio Arnau, quien habló de las vicisitudes de dicho ente. Para terminar con la entrega por parte del Sr. Alcalde de un Pergamino con el Nombramiento de Hijo Predilecto de la Ciudad a D. Antonio Arnau Magro y el Escudo de la ciudad en bronce a Rosa María Escalza y su hija.

El acto estuvo amenizado por la Banda Municipal de Villarrobledo y la Banda Sinfónica de Quintanar de la Orden.

 

 

Emotivo homenaje a Antonio Arnau Magro en su tierra natal