REGIÓN

Soriano defiende un modelo nacional de PAC que mantenga la ficha financiera de Castilla-La Mancha

La consejera de Agricultura del Gobierno regional, María Luisa Soriano, ha afirmado que el principal objetivo es mantener la ficha financiera de la PAC para Castilla-La Mancha en el período 2014-2020, ya que “las ayudas europeas suponen una parte muy importante de la renta de nuestros agricultores, con unos ingresos aproximados de 900 millones de euros al año”.

Así lo ha señalado esta mañana en declaraciones a los medios antes de participar en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, en la que el Ministerio de Agricultura y las comunidades autónomas negocian la aplicación de la reforma de la Política Agraria Común (PAC) en España.
 
Soriano ha explicado que, una vez que España ha logrado conservar los mismos fondos para la PAC durante el próximo septenio, “queremos que los agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha también sigan manteniendo el nivel de ayudas, porque de esta manera pueden compensar los costes de producción y atender inversiones para consolidar sus explotaciones en el futuro”.
 
En este punto, se ha referido especialmente al sector vitivinícola, muy importante para la región, “en el que debemos consolidar las ayudas que están percibiendo” para mantener nuestros viñedos y vinos a la vanguardia internacional.
 
Apuesta por un modelo nacional
Más allá de la ficha financiera, la consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha se ha mostrado partidaria de un “modelo nacional de PAC, que es por el que apostamos la mayoría”, frente a algunas comunidades que pretenden una mayor regionalización.
 
Además, ha avanzado que durante la reunión defenderá que se habiliten fondos suficientes para facilitar la incorporación de jóvenes; que se atienda a la ganadería a través de las ayudas acopladas; y la necesidad de articular un “importante” programa de desarrollo rural para Castilla-La Mancha orientado a la creación de empleo.