REGIÓN

Valmaña destaca la importancia de los puntos de encuentro para mejorar el bienestar familiar ante los conflictos

La directora general de Familia, Menores y Promoción Social del Gobierno de Castilla-La Mancha, Silvia Valmaña, ha asegurado que los puntos de encuentro son “el mejor recurso” con el que cuentan las familias y la Administración de Justicia para la resolución de conflictos en el seno familiar y el cumplimiento de las resoluciones judiciales.

Así lo ha manifestado hoy en la visita realizada al Punto de Encuentro Familiar de Ciudad Real que gestiona la entidad ‘Colabora’, donde ha incidido en la importancia de contar con “un espacio neutral y acogedor donde facilitar el contacto del menor con el progenitor o tutor y garantizar así la normalización de las relaciones familiares en casos de conflicto”.
 
La función de los puntos de encuentro, dependientes de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, tiene como objetivo fundamental colaborar con la Administración de Justicia en el adecuado cumplimiento de las resoluciones judiciales y facilitar a las familias un contexto que contribuya a solucionar problemas en el seno familiar.
 
En este sentido, Valmaña ha asegurado que “la apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha por la familia y los menores queda patente en el Programa de Atención a la Infancia y la Familia”, cuyo objetivo principal es la prevención y la intervención en situaciones contrarias al bienestar social.
 
Se trata de programas especializados dirigidos a la población normalizada o con riesgo de padecer situaciones que atenten contra el desarrollo integral de sus miembros. La finalidad es trabajar conjuntamente con la familia y los menores para solucionar los problemas que producen las situaciones de crisis y de posible riesgo, preservando la unidad familiar en los casos que sea posible.
 
El objetivo central de las acciones previstas, ha explicado la directora general, es “proteger las relaciones familiares que puedan tornarse conflictivas en determinadas circunstancias”. Se trata de actuar “con carácter preventivo y reparador” para evitar la aparición o consolidación de problemas que pudieran derivar en crisis familiares y en caso de que ocurran, reducir el daño que pudieran producir a los miembros de la familia.
 
Bajo estas premisas, tal y como ha adelantado Silvia Valmaña, en los próximos días se publicará en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la convocatoria de ayudas para el desarrollo de estos programas.
 
Centros de menores
 
La directora general de Familia, Menores y Promoción Social ha destacado los pasos que se están dando desde la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales para garantizar el bienestar o tutela de familias y menores en situación de conflicto, como en el caso de la aprobación por parte del Consejo de Gobierno esta semana del último paquete de ayudas para financiar el acogimiento residencial de menores en situación de riesgo o desamparo, por un importe superior a 11,8 millones de euros.
 
Este montante se destinará a cubrir las necesidades de las nueve entidades sin ánimo de lucro con las que el Gobierno regional ha firmado convenios para garantizar la guarda de los menores tutelados por la Administración. Estos convenios se enmarcan en un paquete de acciones destinadas a mejorar las condiciones de vida de niños y jóvenes que se encuentran en una situación de grave dificultad y para los que el Gobierno ha destinado más de 15 millones de euros en total.
 
Valmaña ha visitado distintos centros de la provincia de Ciudad Real, entre ellos el ‘Hogar Barataria’, gestionado por la entidad DIME; el centro de cumplimiento de medidas judiciales ‘Los Girasoles’, en la localidad de Miguelturra, y el centro para menores extranjeros no acompañados ‘MENAS’, perteneciente a ACCEM.