EDUCACIÓN

Isidro Sánchez Rubio, el primer graduado en la UNED de Valdepeñas con discapacidad visual

Tiene 23 años y el día 28 de este mes de octubre, cumplirá su sueño de graduarse en Psicología, tras haber estudiado en el Centro Asociado de la UNED de Valdepeñas. Isidro es natural de Santa Cruz de los Cáñamos, un pueblo del Campo de Montiel en el que con seis años sufrió un accidente doméstico que le dejó sin visión y obligó a su familia a trasladarse a Valdepeñas en busca de un futuro mejor para él.

ISIDRO SANCHEZ (Copiar)
Isidro Sánchez Rubio

En advaldepeñas hemos entrevistado a este joven, vital y gran apasionado de las motos, que es sobre todo, un ejemplo de lucha ante las dificultades. Isidro Sánchez Rubio estudió en el Colegio Santísima Trinidad, después en el IES Francisco Nieva –donde hizo el Bachillerato- y posteriormente en el Gregorio Prieto, centro en el que realizó un Módulo de Grado Medio en Gestión Administrativa.

En 2012 empezó la carrera de Psicología y cuatro años después, ha conseguido ser el primer discapacitado visual que se va a graduar en la UNED de Valdepeñas, algo que según asegura, no hubiese sido posible sin el apoyo de sus padres, Pedro y Pilar, de su hermana Alba y de su novia Ángela.

ISIDRO SANCHEZ.JPG2 (Copiar)

-¿Cómo te has apañado todos estos años para estudiar?

Cuando acabó el Bachillerato todavía conservaba algo de visión pero ahora ya no tengo visión. He estudiado a través de un Daisy, que son unos discos que nos da la ONCE donde tengo grabados los libros de la UNED en audio. A base de muchos repasos, he podido sacar la carrera.

-¿A la hora de los exámenes, cómo hacías?

Hay asignaturas más complicadas que otras, y aunque cuando empecé mis notas eran normales, este último curso he sacado dos matrículas de honor. Los exámenes eran tipo test y al principio me costó mucho, pero una vez que te acostumbras es ir repasando. Lo único que tienes que tener es mucha motivación para estudiar en la UNED.

A la hora de hacerlos, tengo en el ordenador un lector de pantallas que me lee todas las preguntas, yo luego lo anotaba en un Word y el Tribunal me ayudaba a pasarlo a una hoja lectora.

-¿Y por qué Psicología?

En un principio quería hacer Fisioterapia en Madrid, en la Escuela de la ONCE, pero es algo que conlleva mucho dinero, había que buscar un piso y todo. Al final, como Psicología me llamaba la atención, empecé a estudiarla y cada vez me ha ido gustando más.

-¿Has encontrado ayuda entre tus profesores y compañeros?

Si, y se han alegrado mucho de que haya acabado la carrera. Yo he ido siempre a las tutorías y también he hecho amigos que me ayudaban con el tema de pasarme resúmenes. Luego a la hora de estudiar, principalmente en casa, había días que le dedicaba hasta seis o siete horas, y otros días algo menos.

-¿Cómo ha sido la carrera?

El tercer curso es el que más me costó y aunque no me planteé abandonar la carrera, si que pensé en coger menos asignaturas. Fue una mala racha por problemas personales, pero luego en septiembre conseguí sacar las asignaturas y me subió el ánimo otra vez.

-Y cuando supiste todas las notas y viste que habías acabado ¿qué sentiste?

Pues me puse muy contento, porque he dedicado muchas horas de estudio y me he sacrificado muchísimo. Estoy feliz también por mi familia, mi madre me ha apoyado muchísimo y mi hermana también. Mi padre también ha estado siempre ayudándome, pero el tiene que trabajar y tiene menos tiempo. Mi hermana me buscaba información y me ayudaba con los trabajos y mi madre, cuando había ratos que ya no me enteraba de nada con el Daisy, me leía ella las hojas.

-El futuro ¿cómo te lo planteas?

Estoy buscando para hacer algún máster y también buscando trabajo, aunque esta complicado, así que desde aquí, si alguien me puede ofrecer alguna cosa, lo agradecería mucho. Me encantaría encontrar algo aunque sean prácticas, ya que durante la carrera hice en la prisión de Albacete, y me ha ido bastante bien y me ha gustado muchísimo la experiencia.

Aquí en Valdepeñas también hice prácticas este verano con mujeres víctimas de violencia de género, en el Centro de la Mujer.

También estoy en lista de espera para que me den un perro guía, ya que ahora voy con bastón y aunque tengo buen manejo, me voy tropezando con todos los obstáculos que hay en el camino. Con el perro, sería mucho más independiente.

-¿Qué le dirías a la gente en tu situación?

Que se animen y tiren para adelante, si no pueden con cinco asignaturas que se matriculen en tres, pero que siempre miren al futuro. Yo lo veía imposible y al final, con mucho esfuerzo y motivación, se consigue.