SOCIEDAD

Verónica, David, Ana y José, cuatro jóvenes de Valdepeñas que forman parte de la primera promoción de médicos de la Universidad de Ciudad Real

Verónica Polaino Moreno, David Martín del Omo, Ana Mariola Ruiz Peláez y José Juan Algaba Jaramillo son los cuatro jóvenes de Valdepeñas que forman parte de la primera promoción de médicos que sale de la Universidad de Medicina de Ciudad Real, en la que ha habido 49 alumnos. En advaldepeñas hemos hablado con ellos cuatro, para conocer cómo ha sido una experiencia que iniciaron en septiembre de 2010, cuando pisaron por primera vez la facultad de la que ahora han salido graduados.

CYMERA_20160514_153127

- ¿Cómo te sientes al formar parte de la primera promoción de médicos graduados en la Facultad de Medicina de Ciudad Real?

Verónica: Realmente bien, orgullosa. Entrar en una facultad que acababa de nacer fue una apuesta arriesgada, pero sin duda, ganamos al elegirla. Todos estos años hemos tenido que sufrir el ensayo-error de este proyecto, pero el sentimiento que despierta en nosotros formar parte de la primera promoción eclipsa los malos momentos.

David: Es una sensación bastante gratificante, algo de lo que hasta ahora no había sido muy consciente. Ser de la primera promoción de cualquier carrera creo que marca mucho.

Ana M: Es un cúmulo de sensaciones, todas buenas. Me siento especialmente muy feliz, por un lado por haber terminado la carrera y ser médico y por otro por haberlo hecho superando todos los obstáculos que ha supuesto ser la primera promoción de médicos en Ciudad Real.

José J: Afortunado. He  tenido mucha suerte de haber podido formar parte de ello.

- ¿Qué pensaste y sentiste cuando pronunciasteis el Juramento Hipocrático?

Verónica: Fue emocionante. Aunque he de reconocer que disfruté más de él en el primer ensayo del acto, en el que se nos pusieron los pelos de punta. Además, estaba bastante nerviosa ese día, pues tras el juramento, tenía que subir al escenario ante todas esas personas (la mayoría conocidos e importantes para mí), para dar el discurso en representación de los alumnos.

David: Fue un momento muy bonito, es una sensación que no sabría cómo describirla. Para mi la frase “La salud y la vida del enfermo serán mis preocupaciones primeras” fue la más emotiva.

Ana M: Fue muy emocionante. Este juramento me va a acompañar día a día durante el resto de mi vida. Es una gran responsabilidad dedicarme al servicio de las personas sin hacer distinción de ningún tipo, esto es lo más bonito que existe, algo extraordinario, y hacer todo lo posible por ellas es algo maravilloso. Ojalá algunos de los principios que contiene este Juramento los llevara a cabo todo el mundo en su vida cotidiana.  

José J: Pensé que la vida de estudiante ya se me acababa, que a partir de ese momento tocaba asumir mayor responsabilidad. Así que…mucho vértigo.

- ¿Siempre quisiste estudiar Medicina, o cuándo lo decidiste?

Verónica: No, no soy de las personas que han tenido vocación desde pequeña. Decidí hacer Medicina pocas semanas antes de la Selectividad. ¡Cómo me alegro de aquella decisión! Ahora forma parte de lo que soy.

David: La verdad es que no fue de mis primeras opciones. Empecé diciendo que me gustaba Arquitectura pero al darme cuenta de que las matemáticas no eran lo mío, busqué otras alternativas. Siempre me gustó mucho la parte de Biología y, en concreto, todo lo relacionado con el cuerpo humano. Fui buscando carreras que tuvieran ese perfil que me gustaba, el que más se adaptaba a mi, y encontré que Medicina encajaba bastante bien, el único inconveniente era el tema de la nota. Aunque bueno, al final si uno se lo propone, lo consigue.

Ana M: Yo no comencé medicina por vocación de ser médico, porque al principio no la tuve. De hecho, empecé la carrera de Magisterio, completé el primer año y después decidí cambiarme a Medicina. ¿Por qué? Fue un impulso tal vez, la gente no lo entiende muy bien, pero a día de hoy puedo decir que no me he equivocado, ha sido la mejor decisión de mi vida, y lo volvería a hacer. Pienso que tener vocación es estupendo, pero realmente no sabes lo que te vas a encontrar hasta que no estás dentro de la carrera, y ese ha sido mi caso.

José J: Siempre.

- ¿Qué balance haces de estos seis años en la Facultad?

Verónica: Positivo, los malos momentos se olvidan con el tiempo. Han estado ahí, pero gracias a la compañía y al apoyo de familia y amigos, los hemos superado. Hemos llegado a la meta, aunque la meta resulte ser la salida de otra gran aventura.

David: Han sido 6 años magníficos. Como en todo, hemos tenido momentos de querer tirar la toalla y momentos de ver que el duro sacrificio daba sus frutos.

Ana M: Ahora echo la vista atrás y me doy cuenta de que el día a día ha sido duro, pero que en conjunto todos estos años han resultado ser breves (bueno, quizá no tanto…). Lo más importante para mí es que crecido como persona, y me gustaría dar las gracias a todos aquellos que lo han hecho posible, porque sin ellos no lo hubiera logrado.

José J: Ha sido una experiencia muy bonita. Todo el mundo dice que la etapa de estudiante es la mejor y la que se recuerda con más cariño. No va a ser diferente en mi caso.

- ¿Qué momentos han sido para ti los mejores?

Verónica: Los momentos compartidos con ellos, mis compañeros de aventura. Cientos de anécdotas que quedan para el recuerdo, miles las que seguro, están por venir junto a ellos. En cuanto a lo académico, ver como he crecido en estos 6 años; ver la recompensa de todo el esfuerzo.

David: Las prácticas en el hospital, principalmente en quirófano, el fin de semana después de haber hecho un examen de módulo y por supuesto las cervezadas, los jueves universitarios, quedar con mi gente a tomar algo y hablar de nuestras cosas, las cenas de Navidad de la facultad. En fin, principalmente todos los momentos inolvidables que he vivido con mis compañeros.

Ana M: Para mí lo más bonito ha sido entablar una buena relación con los pacientes durante las prácticas, la confianza que han depositado en nosotros aún siendo estudiantes y sus caras de alegría al recibir una buena noticia.

José J: Es difícil elegir uno en concreto. Supongo que las prácticas en el HGUCR.

- ¿Y los no tan buenos?

Verónica: Creo que lo más duro es seguir el ritmo que impone esta carrera, además, tener que hacer entender a los que te rodean que has de hacerlo para cumplir tu objetivo y no quedarte atrás; y para conseguirlo, tener que abandonar eventos, quedadas y horas de sueño…

David: Los jueves pre-examen, el día antes del ECOE, los dos minutos de espera en la primer puerta del ECOE, momento de agobio máximo porque no tienes tiempo para estudiar todo lo que se supone que tienes que estudiar, el no poder aprovechar los fines de semana para viajar con mi familia o salir con mis amigos. Puro bueno, como todo, eran momentos que pasaban más rápido de lo que te imaginas.

Ana M: El sacrificio que supone la carrera, tantas horas de estudio, donde a todos nos ha pasado muchas veces por la cabeza si esto merecía la pena. Días enteros sin salir a la calle, sin ver a tu gente, planificando tu vida en torno a un módulo… y todo ello con los problemas personales que cada uno tenemos. Ha sido muy duro vivir y recordar momentos amargos de los pacientes y sus enfermedades, y sentir la impotencia de que en algunos casos no exista solución.

José J: Las noches de flexo sin duda, jajaja.

- ¿Cómo ha sido la relación con tus compañeros todos estos años?

Verónica: Desde primero se fomenta el trabajo en equipo, en grupos que cambian año tras año, para desarrollar tu capacidad de adaptación. Pero pronto se rompió esa barrera meramente académica y se establecieron auténticas relaciones de amistad. Hemos sido una pequeña familia.

David: Inmejorable. Creo que aunque cada uno tenemos nuestras diferencias, al final hemos hecho una piña que espero nunca se deshaga. Me llevo una gran familia de aquí.

Ana M: He tenido unos compañeros geniales, nos hemos apoyado mutuamente en todo momento. Hemos vivido los mejores y peores momentos juntos, y nos hemos convertido en una pequeña-gran familia para toda la vida.

José J: La verdad es que hemos hecho bastante “piña” y en general nos llevamos todos muy bien. Pero bueno, en todas las casas se cuecen habas, jajaja.

- ¿Y con los profesores?

Verónica: Muy diferente a la relación estándar entre profesores y alumnos universitarios. Hemos compartido muchas horas, aprendido juntos, jugado torneos deportivos, cenado en Navidad…ellos también eran parte de esa pequeña familia.

David: Pues bueno, ha habido de todo. Buenos y no tan buenos, pero de la mayoría la verdad es que no tengo queja alguna.

Ana M: Los profesores han sido muy cercanos y comprensibles con nosotros, han sido unos grandes profesionales y mejor personas.

José J: Hemos podido disfrutar de un trato muy cercano con ellos.

- ¿Qué te ha parecido el Plan de Estudios?

Verónica: Duro. Exigente en dificultad y sobre todo, en tiempo. Con este Plan de Estudios pringas día sí y día también. Aunque sin duda, gracias a ello estamos mucho más preparados para la práctica clínica.

David: Es un plan de estudios que te exige estar constantemente estudiando, desde el 1º día de clase hasta el último. Me parece que, aun siendo un plan bastante exigente, es muy fructífero, puesto que al tener cada mes un examen de módulo te obliga a estudiar y no dejarlo todo para el final. Además, al ser un número reducido de alumnos el trato por lo general es muy cercano, tanto en la facultad como en el hospital, lo que te posibilita un buen método de aprendizaje.

Ana M: Es un método de estudio muy estructurado y acotado, dividido en módulos con 5 fases definidas, y con muchos exámenes a lo largo del curso académico, lo cual ha permitido sacar a la luz el máximo rendimiento, a costa de un gran esfuerzo por nuestra parte.

José J: Duro y exigente, tiene que ser así para que tengamos una buena formación.

- ¿Qué planes tienes para el futuro? ¿Qué especialidad te gustaría poder elegir?

Verónica: Para un futuro inmediato, preparar y hacer un buen examen MIR. Lo que viene después es aún para mí una incógnita; no he obtenido respuesta a esa pregunta a pesar de hacérmela a diario en la ducha.

David: Pues por ahora irme a Albacete estos siete meses de preparación del MIR y a partir de ahí, el destino dirá. En cuanto a la especialidad siempre me han gustado las quirúrgicas, en especial Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, aunque soy consciente de la dificultad de poder elegir esta especialidad puesto que es de las más demandadas. También me gustan bastante Cirugía Oral y Maxilofacial y Oftalmología.

Ana M: Ahora comienza una nueva etapa, un cambio en mi vida. Es cierto que no me gusta planificar demasiado el futuro, porque nunca sabes lo que puede suceder. Por supuesto toca prepararse el MIR, y serán unos meses duros, pero si todo va bien pronto elegiré especialidad. Como muchos de mis compañeros, aún no tengo claro por cuál decantarme, es una decisión difícil que hay que meditar con calma, y lo haré a lo largo de estos meses de preparación.

José J: A corto plazo el temido MIR, a largo ya lo iremos viendo. En cuanto a lo de la especialidad, esa es la pregunta del millón ahora mismo.

- Un consejo para los compañeros que este año empiecen Medicina o que estén en otros cursos.

Verónica: Al final, merece la pena, cada minuto de esfuerzo, cada plan cancelado por el estudio…merece la pena por ver a un paciente salir sonriendo de la consulta.

David: Que no desesperen. Esto es una carrera de fondo, no un sprint. Hay que echar muchísimas horas (más de las que se imaginan) para que esto salga adelante, pero con constancia todo sale! Siempre he pensado que para estudiar esta carrera no hay que ser un cerebrito, hay que saber organizarse y llevar todo al día. Y por supuesto, más que cualquier otra cosa, que disfruten de cada segundo porque los 6 años pasan más rápido de lo que parece.

Ana M: Amigo, te felicito por haber elegido esta profesión. Probablemente sea una de las más duras, pero no te quepa duda de que es la más bonita de todas. Poder ayudar a los demás es algo que no puede explicarse con palabras. Sé humilde y no olvides nunca que vas a dedicar tu vida a las personas, trátalas con todo tu corazón. Será muy gratificante, merecerá la pena.

José J: Que no pierdan las ganas.