MODA Y SALUD

¿Qué son los selladores?

Los selladores de fosas y fisuras, son un tratamiento preventivo, y no agresivo, que consiste en recubrir con una resina muy líquida, generalmente de color blanco, los surcos y fisuras de los dientes SANOS.

¿Para qué sirve?

Imaginemos un suelo, donde no se ha echado la lechada, entre las baldosas: se acumularía más suciedad en las juntas, y sería más difícil barrerlo, teniendo que hacer más hincapié para limpiarlo adecuadamente, dejando seguramente algo de suciedad en las rendijas. Similar,  es lo que sucede en los molares con surcos muy profundos, cuando comemos, sobre todo con los alimentos como las galletas, o alimentos pegajosos.

Los dientes de forma natural, tienen fisuras, surcos, que retienen comida y son difíciles de limpiar, lo que provoca que sea generalmente zonas críticas de acúmulo de placa y el primer punto donde se inicia la caries.

¿Cómo actúa?

El sellador forma una barrera mecánica, en las superficies dónde es aplicado, generalmente en la cara que mastica; impidiendo o dificultando la entrada de las bacterias y restos de alimentos, es decir, sería la lechada de ese suelo, que puse de ejemplo al empezar. Con la lechada, se acumula menos suciedad y se barre mucho mejor. Así, es más difícil, que aparezcan caries.

¿Cuándo está indicado?

El objetivo del sellador es proteger los surcos de los dientes más afectados por las caries, generalmente molares, sobre todo, el molar de los seis años, por su precoz aparición en boca, cuando el niño, aún no sabe cepillar sus dientes de forma eficaz, y porque están con nosotros mucho tiempo (mucho tiempo, mucho riesgo):  desde los 6 años!!.

Se puede sellar cualquier diente que tenga surcos, sobre todo si son marcados. Intentamos, que el diente lleve muy poco tiempo en boca, para asegurarnos que está totalmente sano y el surco no tenga ya caries inicial.

Generalmente se sellan los dientes definitivos, porque la anatomía de los de leche, suele ser poco pronunciada.

Los selladores, como todo, no se deben de poner en todo paciente, sin personalizar el tratamiento. Habrá algunos factores importantes a tener muy en cuenta, como el riesgo de caries, personal y/o familiar, existencia de surcos profundos, dificultad motora, para eliminar la placa bacteriana, higiene oral rigurosa, y dieta pobre en azúcares, porque el realizar selladores, no significa que ese molar/diente, no vaya a tener caries, significa que será más difícil, pero la remoción de la placa bacteriana, es decir el cepillado 3 veces al día, después de cada comida, será el principal enemigo de la caries. El sellador, es un regalo, si se cumple el cepillado.

¿Cómo se hace?

La técnica es rápida (unos 5-10 minutos por diente) y totalmente indolora!, puesto que no se agrede al diente, no se le quita nada, solo se le pone, es como pintarlo, con un “laser” final. Por supuesto, no necesita anestesia.

¿Quién lo hace?

Se realiza en clínica dental, y lo puede realizar el odontólogo-odontopediatra o el  higienista dental.

Hay que saber, entonces, que es un tratamiento preventivo, que debe hacerse en molares jóvenes, TOTALMENTE SANOS, en pacientes con riesgo de caries medio-alto, con una ANATOMIA DE RIESGO, y con revisiones profesionales cada 6 meses. Por supuesto, en pacientes cumplidores con la higiene dental, pues es un regalo a su esfuerzo diario.

Si no existe cepillado dental diario y control de dieta (evitar abuso de chuches, alimentos pegajosos, galletas…), es absurdo y una pérdida de tiempo y dinero;  no sirven de nada, se despegan, filtran  y aparecen las caries, tanto o más que si no se hubieran hecho. Espero haberos ayudado.