lunes. 17.06.2024

Abrigos de pelo y jerseys de cuello alto inundan estanterías y percheros y la verdad es que da hasta calor de verlos. Pero, al mismo tiempo, se nos pasan ganas de darnos algún que otro caprichito aunque sepamos que no lo vamos a estrenar hasta dentro de dos o tres meses.

Por eso, en adValdepeñas queremos ayudarte a que con esas primeras compras de nueva temporada no nos equivoquemos y demos en la diana ofreciéndote unas sencillas claves sobre qué se llevara cuando bajen los termómetros.

En primer lugar nos centraremos en los colores. Aunque este verano se han visto mucho los tonos pastel, en invierno la tendencia girará en torno a los tonos fuertes, como el verde, el rojo en todas sus variantes, desde el granate hasta el rojo oxblood (un rojo que tira a marrón) y el azul Klein. Para la noche no puede faltar alguna prenda en un tono dorado, que volverá a vestirnos de pies a cabeza, desde los pantalones hasta las cazadoras y los complementos. Y, como todos los inviernos, no nos abandonan los clásicos, como sempiterno negro, el marrón y el gris.

¿Qué prendas no faltarán en nuestros armarios? Básicamente se llevan los básicos. Parece que la crisis influye a que a la hora de comprar adquiramos aquellas prendas que nunca pasan de moda y que nos pueden vestir las 24 horas. El maxi pantalón de corte masculino gana enteros y después de haber triunfado en verano, no nos abandona en invierno.  La falda lápiz cubrirá las exigencias más femeninas y, para el frío, el jersey ancho, de punto o de lana, es la prenda estrella, junto al abrigo militar.

En cuanto a los estampados, hay que tener muy presentes los florales, que después de haber copado los escaparates en verano, continúan su reinado. Los estampados geométricos en una amplia gama, desde el estampado pañuelo, que también sigue después del verano, los cuadros escoceses o los estampados psicodélicos que nos remontan a los años 60 y 70. Y también llegan con fuerza los estampados orientales.

Por último, los estilos giran en cuatro direcciones bien diferenciadas. El estilo gótico será uno de los más vistos en las tiendas, basado en el cuero, el color negro y en las tachuelas que llenarán todo, desde la ropa hasta los complementos. El estilo retro responde a una mujer elegante con siluetas que nos recuerdan a los años 40. Otro de los que triunfarán será el estilo barroco, basado en prendas muy recargadas, con aplicaciones de pedrería, brocados e incluso tejidos como el terciopelo. Y vuelve el estilo hípico, con botas de caña muy alta, pantalones pitillo y chaquetas de inspiración ecuestre.

Los estilos gótico, retro y barroco, tendencias clave para el próximo otoño-invierno...