MODA Y SALUD

Medicina estética facial por edades

Porque no es lo mismo una piel joven que madura, la Dra. Cruz Cárdenas nos explica los cuidados específicos para cada franja de edad.

cruz cardenas

20-30 años…empieza a cuidarte!

Diariamente gesticulamos, realizando numerosas contracciones musculares, y  si no comenzamos a cuidar la piel aparecerán las primeras líneas de expresión.

Está demostrado que un 80% de la población ha sufrido acné en algún momento de su vida siendo esta década muy propicia para la aparición de esta patología.

Por todo ello los tratamientos irán dirigidos a evitar el envejecimiento de la piel; Aplicaremos peelings químicos, que exfolian la piel mediante una abrasión química y ofrecen unos resultados sorprendentes; asimismo utilizaremos los tratamientos hidronutritivos que más se adecúan a esta edad.

En el caso del acné haremos un diagnóstico médico para determinar si es necesario prescribir tratamiento farmacológico, domiciliario y/o peelings químicos específicos.

30-40 años…ponte las pilas!!!

En esta década se produce un envejecimiento cronológico, es decir, debido al paso de los años y se manifiesta mediante la aparición de arrugas finas así como otras alteraciones funcionales de la piel: aumentan la sequedad cutánea y la flacidez, la epidermis se vuelve más fina y la síntesis de colágeno y elastina es menor.

En esta década los tratamientos se enfocarán a disminuir las arrugas. Las sustancias de relleno son muy seguras y, tras el tratamiento, la zona quedará visiblemente más lisa, rejuvenecida y más luminosa. 

La aplicación de toxina botulínica es uno de los tratamientos más eficaces y demandados para el tratamiento de las arrugas de expresión. Una técnica eficaz para rejuvenecer el rostro y devolverle su aspecto natural.

La falta de luminosidad se trata con peelings químicos.

La restauración de la piel se hará con mesoterapia facial (con Ácido Hialurónico, vitaminas y/o aminoácidos)  , que mejora la hidratación de la piel y estimula la circulación sanguínea.

El tratamiento de elección para la flacidez cutánea es la radiofrecuencia cuyo resultado es una piel más tersa y una evidente reducción de arrugas y flacidez.

Conseguir unos labios más carnosos y mejor perfilados mediante la implantación de materiales de relleno es uno de los tratamientos más demandados. En la actualidad, el aumento de labios ofrece unos resultados muy naturales sin cirugía.

40-50 años…necesitas ayuda?

Las pieles maduras se caracterizan por la aparición de manchas ( debidas a factores hormonales y/o a una excesiva exposición solar a lo largo de los años), sequedad, textura poco uniforme y un tono apagado y carente de luminosidad así como por la aparición de numerosas arrugas y flacidez como consecuencia de la degradación del tejido de sostén o matriz dérmica (colágeno y elastina). La delicada piel que hay debajo de los ojos comienza a perder espesor.

Los tratamientos se enfocarán a la regeneración mediante bioestimulación cutánea  que es un novedoso tratamiento que tiene como objetivo ralentizar el proceso de envejecimiento de la piel con Plasma Rico en Plaquetas.

El tratamiento de las arrugas y de la flacidez se llevará a cabo con los mismos tratamientos que en la década anterior pero variando los protocolos de trabajo y número de sesiones.

Los melasmas (o manchas faciales) se tratarán con peelings despigmentantes.

A partir de los 45 años…ralentiza el paso del tiempo!

El óvalo de la cara se desdibuja, el volumen de los pómulos disminuye y el verdadero “caballo de batalla” se llama flacidez, se va dando un descolgamiento progresivo de la piel

El tratamiento estrella es la Bioplastia facial mediante la cual actuaremos reponiendo volúmenes en pómulos, mentón, óvalo…utilizando para ello implantes biocompatibles. Asimismo, disponemos actualmente de materiales con efecto tensor que producen resultados seguros y naturales.

Hoy en día, la medicina es capaz de minimizar los estigmas producidos por el paso del tiempo mediante tratamientos preventivos que retardarán el proceso de envejecimiento, además de disimular, e incluso en ocasiones evitar, la aparición de arrugas, flaccidez, etc…

El arsenal terapéutico del que disponemos actualmente, así como los conocimientos y experiencia acumulada, va aumentando año tras año. 

La utilización de un tratamiento en concreto o la combinación de varios dependerá en cada caso del grado de envejecimiento del paciente, del estado de su piel, de su idiosincrasia particular, del conocimiento y experiencia del médico que realice el tratamiento y de las medidas preventivas utilizadas.