OPINIÓN

¿Qué celebramos en realidad el Día de Europa?

El pasado 9 de Mayo se celebró en Ciudad Real, un año más, el Día de Europa. En un ambiente lúdico festivo, y sobre todo muy participativo, la oficina de Europe Direct Ciudad Real contó con una nueva ocasión para informar a todos los asistentes sobre el proyecto europeo y lo que nos reporta como ciudadanos. 

dia-europa-madrid-2015

Quizá pueda parecer un acto institucional, una ocasión en la que recordar el origen de esta superestructura política que hoy se llama Unión Europea, pero si profundizamos en sus repercusiones sociales, en lo que tiene de tangible para el ciudadano de a pie el proceso de construcción europea, veremos como supone algo más.

La Europa surgida de la II Guerra Mundial suponía el triunfo de la democracia sobre el fascismo, pero el esfuerzo bélico conllevo unos costes muy elevados. El viejo continente se presentaba material y moralmente arrasado. La reconstrucción debía ser económica pero también social y política, lo primero era condenar la guerra como forma de resolución de conflictos entre pueblos, para ello se apeló a un sentimiento de unidad y solidaridad entre todos los europeos. No han faltado historiadores, como el italiano Ferrarotti o el norteamericano Adamthwaite, que han puesto de relieve los rasgos en común de los europeos sobre nuestras diferencias, llegando a calificar de “guerra civil” cualquier enfrentamiento entre naciones europeas. Hoy, estas afirmaciones nos pueden parecer de perogrullo, toda guerra es una lucha fraticida, e incluso puede parecernos egoístas, eurocéntricas, en un mundo como el actual en él que se tiende a la paz universal, pero en el contexto de la época constituyeron todo un avance, tras siglos de guerras había llegado la hora de la reconciliación, de que todos los europeos hicieran un esfuerzo común para evitar un nuevo conflicto armado.

Pero no hay paz sin justicia. La reconstrucción económica tomó ahora un cariz social prácticamente sin precedentes, las democracias de Europa Occidental comenzaron a poner en marcha políticas sociales, a sentar las bases del Estado del bienestar en sus respectivos países. Surge una de las aspiraciones fundamentales de la Unión Europea: alcanzar una Europa más social, centrada en los problemas y las necesidades de sus ciudadanos

El Día de Europa conmemora un hecho ocurrido en 1950, en un clima de pacifismo postbélico un ministro de exteriores francés, Robert Schuman, hace una declaración de intenciones, de cooperación. Esto solo supone un primer paso, un punto de partida, un hito de un proceso mucho más amplio: un proyecto de unidad basado en la solidaridad, el respeto a la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad, la pluralidad cultural y la defensa de los derechos humanos, no solo en Europa sino en general en todo el mundo…, y es eso en realidad lo que se debe recordar cada 9 de Mayo.