OPINIÓN

Otro discurso político liberal

Gobernar una ciudad es sentir latir el propio corazón de todo el pueblo, y ello significa alejarse de las certidumbres dogmáticas, los interesados criterios de verdad, y valorar la vida pública como un terreno de oscilación y juego. La Comunidad valdepeñera es el manantial de nuestra energía y el medio en que se incuban nuestros más altos pensamientos y el terreno en que florecen nuestras más bellas y fecundas ideas y la meta de todas nuestras aspiraciones e ideales, y por ello nuestro más supremo deber es trabajar, no para nosotros mismos, sino para satisfacer las luminosas exigencias de los ideales de Valdepeñas.

 

martin miguel

Nuestra democracia liberal se encarna en la sociedad civil, de la que el Partido Popular es su principal escudo. La sociedad civil se constituye como ámbito distinto y contrapuesto al político. Ella es una esfera constituida para la independencia individualista y para el ejercicio privado de la propiedad, la familia, la felicidad personal de acuerdo a los deseos de cada uno, la iniciativa particular, el mérito y la liza económica. El Estado surge de ella sin confundirse con ella: es necesario para protegerla, pero nunca para inmiscuirse en su vida autónoma. Para los liberales, para el Partido Popular la separación de la política de la Administración debe ser clara. No queremos la intromisión de la Administración en la vida de la gente. Queremos una Administración Pública independiente de los Partidos Políticos, de ahí el interés que tenemos de la funcionarización de los empleados públicos fijos, con lo que además ahorraríamos  la cuota patronal. Por ello nos choca, que Ciudadanos, “liberales” como también se llaman ellos, tengan la ocurrencia en su Programa Electoral de prohibir que duerman más de dos personas en la misma habitación. ¿Hasta dónde se va a meter la sociedad política en la sociedad civil? ¿Hasta en los dormitorios? ¿Se oponen quizás a las famiias numerosas? Como Ramiro Ledesma Ramos y Onésimo Redondo,  con la oposición sensata de José Antonio Primo de Rivera, Ciudadanos considera también que los nacidos antes de 1978 no debemos participar en la política. La visión de la juventud como la única responsable del destino histórico de un pueblo nace con el nazismo hitleriano y las JONS de Ramiro Ledesma, y hasta el propio José Antonio Primo de Rivera separó a su Falange de esta sandez que hoy propone Ciudadanos. Pero, sin embargo, su Programa económico está más a la izquierda del PSOE. Ciudadanos, todo un centón oportunista de ideologías caducas.

Para Aristóteles la ciencia práctica por excelencia es la política. La política debe mantener un incesante diálogo con el pasado en general, que nos lleva a una condensación del concepto de experiencia. El lenguaje político debe portar la experiencia del mundo absolutamente. Hay que hablar de la autoridad de la tradición que se hace presente en lo que somos. La política no sólo es un contiuno diálogo con el pasasado sino un diálogo que envía del presente al pasado y remite del pasado al presente. La política es un diálogo incesante con la tradición para mejorar el futuro. Por ello en política la verdad es apertura.

Queremos un diálogo continuo y constructivo con la sociedad civil.

Es necesaria la participación ciudadana para lograr una mayor interactuación entre los responsables municipales y los vecinos.

La economía está empezando a mejorar de acuerdo a la testadurez de los datos de crecimiento, aunque aún amplias capas de nuestra sociedad no lo hayan percibido. Pero la recuperación económica es ya imparable. Frente a los 47 meses de pérdida ininterrumpida del empleo bajo el Gobierno socialista de CLM, veinte meses de subida en el empleo y dieciséis meses de aumento ininterrumpido en la Seguridad Social. 54 personas diarias empleadas más en CLM desde el 30 de abril de 2013.  Se ha aumentado el empleo en un 6´4 % respecto a cómo andaba en 2011, el último año del Gobierno Socialista. Sabemos que este mes de mayo será espectacularmente bueno en la creación de empleo.  Hoy ya hay más autónomos que los que había cuando los socialistas dejaron el poder. Hoy somos la 3ª región de España en creación de empleo, con los socialistas éramos los terceros en la destrucción de empleo. Durante 15 Trimestres la EPA indicaba alarma social respecto a la destrucción de empleo bajo los socialistas; ahora llevamos 6 trimestres donde la EPA arroja respuestas positivas. En creación de empleo estamos por encima de la media nacional, sobre todo en Guadalajara y Albacete. Con nuestro 14´6% de empleos indefinidos conseguidos doblamos al resto de España. 21.511 afiliados más en la Seguridad Social durante el 2014, cuando se sucedieron 33 meses de destrucción de los cotizantes en la Seguridad Social con el gobierno socialista. Estamos ya a 13 puntos por encima de la media nacional en el Índice de confianza empresarial. Somos la primera región en aceleración exportadora. Hoy existe una gran internacionalización de Castilla-La Mancha gracias a las Ferias Internacionales en las que la Presidenta Cospedal ha invertido 20 milllones de euros. Pero los socialistas fundamentan su Programa no en la realidad sino en las interpretaciones interesadas de la realidad, como ya dijera Nietzsche, por ello saben erosionar como nadie el principio de realidad.

Sin embargo, para los liberales es la cultura y no la economía la que proporciona las verdaderas señas identitarias de un pueblo o de una ciudad, aunque pueda existir un vínculo entre la economía y la cultura, como puede ser en el caso de Valdepeñas el Vino. Pero las ciudades son recordadas  por la cultura que han producido a lo largo de las épocas. Sus monumentos religiosos y civiles. Sus museos públicos y privados. Toda cultura, aunque constituya la verdadera identidad de un pueblo, es siempre un producto cultural de un alma señera que debemos reivindicar, cuales son Francisco Nieva, Gregorio Prieto, Bernardo de Balbuena, Juan Alcaide, Ceciclio Muñoz Fillol, Antonio Ibáñez o el mismo Rafael Llamazares.

Haremos una  Valdepeñas más libre, más participativa, más próspera y su cultura identitaria se subrayará.