OPINIÓN

La excelencia

Algunos quieren hacernos ver que en Educación, la excelencia y la universalidad son incompatibles. Algunos van más allá y nos acusan, a los que defendemos una enseñanza universal, de que renunciamos a la excelencia, de que preferimos una enseñanza mediocre, de que nos conformamos con un bajo nivel. Enmarcan el debate en el binarismo de la excelencia para unos pocos, o la mediocridad para todos. 

271113 VA-OPINION

¿Se lo creen? o ¿son conscientes de que nos están engañando? ¿Están convencidos de lo que dicen? o ¿pretenden ocultar otras intenciones poco confesables? ¿Buscan la excelencia a través de la selección? o ¿utilizan la excelencia como pretexto para establecer una selección? Habrá de todo. Seguro.

¿Se lo creen? o ¿son conscientes de que nos están engañando? ¿Están convencidos de lo que dicen? o ¿pretenden ocultar otras intenciones poco confesables? ¿Buscan la excelencia a través de la selección? o ¿utilizan la excelencia como pretexto para establecer una selección? Habrá de todo. Seguro.

Para lograr que nuestro deporte tenga un Andrés Iniesta, un Rafa Nadal, o un Marc Márquez hay dos caminos. Sondear, buscar, seleccionar…, primero y, una vez seleccionados formarlos para que sean deportistas de élite. Pero hay otro camino: Una buena labor de promoción en escuelas deportivas con oportunidades para todos, para que salgan deportistas formados en la excelencia. ¿Van a salir peores, o más mediocres? No. Saldrán tan buenos, o mejores, y sobre todo saldrán más, porque le hemos dado oportunidad a todos.

Alguno ya estará pensando que la teoría de la excelencia a través de la universalidad tiene mucho de utopía. Yo pienso que no, pienso que es una cuestión muy pegada a la realidad. Y si tiene algo de utopía, ¿qué pasa? Sin utopías el mundo no avanza. A Montesquieu, en el siglo XVIII, lo tomaron por loco. Hoy no concebimos otro sistema distinto al que él diseñó. 

No creo que estemos en esos límites. Es algo mucho más real. Lo que ocurre es que el sistema educativo que busca la excelencia a través de la universalidad es más difícil de estructurar y más costoso. Eso sí. De una clase con alumnos que solo tengan notables y sobresalientes, y que procedan de familias que no escatimen en medios, se obtienen, fácil y barato, resultados excelentes; sin duda. Pero esa excelencia hay que buscarla, por razones de equidad y de justicia, en aulas donde haya alumnos de tan variado perfil como la sociedad misma.