OPINIÓN

La gran mentira

La mentira es la más nefasta de las estrategias políticas. En Estados Unidos, espejo en el que a muchos les gusta mirarse, se procesa a un presidente, si se le ha cazado en una mentira. La historia nos ha dejado sonados ejemplos. Aquí, la sociedad las aguanta hasta ciertos límites, hasta que las aguanta. Manifestaciones en la calle Génova, la aparición del 15-M, o los escraches, o el mismo “Podemos”, surgen, en buena medida, cuando la mentira ha llegado a unos límites insospechados. Lo del Partido Popular, ya sobrepasa lo razonable. Son muy pocas las veces que dicen una verdad completa. 

rajoy montor

Empezando por el 11-M, hasta la recuperación que hoy mismo nos están vendiendo, hay todo un catálogo de mentiras tan grande que se hace insoportable. Es como si conscientemente, o no, basaran toda su estrategia en no decir nunca la verdad. Es más, el líder que mejor sabe mentir, se promociona; le adjudican el cargo de mayor representatividad en ese momento. Asciende.

Se han pasado toda la legislatura, y siguen, diciendo dos mentiras paralelas: “que el gobierno anterior había dejado España en la ruina, y que gracias a sus reformas España ha salido de esa situación”. ¡Y algunos hasta se lo creen!. Ni la crisis es culpa de Zapatero, ni la situación se ha salvado, -se ha empeorado- La crisis se originó en el corazón financiero de EE UU, y nos ha afectado a todos. A España más que a otros porque teníamos un problema añadido, que no ha sido otro, sino una burbuja inmobiliaria ocasionada por políticas liberalizadoras y privatizadoras a diestro y siniestro. En España no hemos vencido la crisis. Se ha ido a una desigualdad propia de tiempos muy pasados, por cargar el coste de la crisis en las clases medias y trabajadoras, mientras a los culpables de la implosión financiera se les ha ayudado.

Y de ahí pasamos a otra gran mentira. Fíjense bien, tomen buena nota: Antes de la crisis los asalariados soportaban el 52% de los impuestos directos, y el capital aportaba el 48%. De ahí hemos pasado a que los asalariados aguanten ya el 76% de los impuestos directos y el capital tan solo el 24 %. ¿Esto es por culpa de la crisis? No. Es el plan oculto de los que provocaron la crisis. Es otra gran mentira.