OPINIÓN

“Im - presentable”

Lo estaba viendo y oyendo, y no me lo creía. El presidente del Gobierno de España hablando en Veracruz, en el seno de la Cumbre Iberoamericana, para exponer lo buen presidente que es; la gran labor que ha hecho en España; valorando las reformas que han salvado a España; y advirtiendo del peligro que correríamos si alguien cometiese la osadía de cambiar esas reformas; sería volver a las políticas que nos han llevado a donde estamos. Cospedal diría: “El PP o la nada”

_veracruz_27447d88

Impresentable por doble motivo. Primero porque la Cumbre Iberoamericana no es el entorno más adecuado para hacer propaganda electoral y autobombo; y segundo, porque es falso, porque es sencillamente mentira. Ambos motivos han sido suficientes para dar una imagen política de España, plenamente tercermundista. Es la peor cara de la política. Es la causa de la desafección hacia los políticos: Utilizar el “todo vale”, y utilizar la mentira como argumento. Es la muestra más palmaria del político de escaso nivel de estadista; de político de tres al cuarto.

No es adecuado, es incluso de mal gusto, acudir a la Cumbre Iberoamericana, a hacerse auto propaganda, cuando la Cumbre pasa por una etapa de crisis sistémica, con grave riesgo de producirse una amenazante escisión en su seno. Un político con talla de estadista y proyección internacional, debería participar aportando soluciones, debería acudir como árbitro y representante de un país con solidez democrática.

Pero además de no adoptar esa posición, acude a mentir. Las reformas de las que tanto presume no han solucionado el déficit y han aumentado la deuda hasta límites no sostenibles. Hace el ridículo defendiendo sus reformas en base a los errores de la herencia recibida; lo saben todos menos Rajoy, que la situación actual se debe a un crack del sistema financiero internacional, y en especial a las políticas privatizadoras y liberalizadoras de la época de Aznar y Rato. ¡Presumir de cómo está España!. Pues, ¿cómo está? Somos el país en el que más ha crecido la desigualdad y la pobreza. Y no es por culpa de la herencia recibida; es por razones ideológicas; es porque las medidas que Rajoy proclama como salvadoras, han salvado a una minoría privilegiada, pero han hundido a la otra mayoría social. ¡Impresentable!.