OPINIÓN

Las Pensiones

Dicen Mariano Rajoy y Fátima Báñez que su intención era no tocarlas pero que no ha habido otro remedio. Antes de las elecciones de Galicia, País Vasco y Cataluña no tenían los malos datos. Todavía creían que iban a poder mantener la promesa electoral sobre las pensiones. Pero ha sido celebrar las tres elecciones, y ya han empeorado los datos, se han vuelto malísimos los datos. ¿Es un chiste? ¿Eso es hablando con total franqueza y con meridiana claridad?

Vamos a ver: aquí fallan las cuentas, las fechas y los mensajes. Nada cuadra. Si antes de las elecciones se podía mantener la promesa es que las cuentas no estaban tan mal. Antes de las elecciones no había entrado en juego todavía “la herencia recibida”. Unos días después la cosa se ha vuelto peor de lo que esperaban. Entonces no será por “la herencia recibida”. ¿En qué quedamos?

Si los datos son tan malos como para tener que rectificar el programa electoral, y los mensajes de hace un cuarto de hora, es que no se habían enterado de la misa a la mitad. Pues vaya unas previsiones. ¿O es que es un Gobierno que improvisa? No. Es sencilla y llanamente que nos están engañando. Es sencilla y llanamente que el programa del Partido Popular siempre estuvo oculto. Nunca se dijo la verdad.

El incumplimiento de esta promesa electoral se une así a otros tantos en materia fiscal como la subida generalizada de impuestos directos (IRPF, rentas de capital, IBI, etcétera), el aumento del IVA, el abaratamiento de los despidos mediante la reforma laboral, el copago sanitario, el aumento de tasas universitarias o la amnistía fiscal. ¿será este el último? Ya quedan pocas cosas por incumplir.

De hecho, tanto el presidente Rajoy como otros miembros de su gabinete se han pronunciado públicamente en numerosas ocasiones a lo largo de todo 2012 apostando por la compensación a los pensionistas. Y se han agarrado a la revalorización de las pensiones como la “única línea roja” que no estaban dispuestos a cruzar en aras a la austeridad. ¿Línea roja? La que Cospedal juró y perjuró que nunca traspasarían. Se conoce que era una línea roja pintada con pintura barata y con las lluvias se ha borrado. ¿o será la herencia recibida? ¿O quizá el cambio de programa será por culpa de Zapatero? Ni tiene la culpa el Gobierno anterior, ni las políticas de este Gobierno son las más adecuadas.