OPINIÓN

Sobre el mal y el problema del mal

¿Qué es el mal? ¿Relación del mal con el bien, de la maldad con la bondad? ¿El problema del mal y el Ser Supremo? ¿Habría que buscar sistemas teóricos para incentivar el bien? ¿Todos los saberes, incluidas ciencias naturales y ciencias sociales se deberían ocupar y preocupar entre otros temas de éste? 

polarization-1201698_1280 (Copiar)

¿Habría que buscar una “pastilla” que promueva y aumente el bien y la bondad en las personas, o aunque se supiese no se debería utilizar…? ¿Las grandes metafísicas-filosofías-religiones en todas las culturas han intentado que los humanes construyan el bien y hagan disminuir el mal o la maldad…?

1. El mal o lo malo puede utilizarse como substantivo o como adjetivo

- Puede estudiarse el problema del mal, desde las ciencias sociales, y sería un concepto relativo a esos puntos de vista; o desde el punto de vista moral o ético; o desde la perspectiva metafísica u ontológica.

- Algunos piensan que los males relativos o personales dependen de un mal real general.

 2. Teorías sobre el mal:

- El mal no es una realidad separada o separable: forma parte de la única realidad verdaderamente existente (monismo), aunque sea lo que hay de menos real dentro de lo real. Esto sería el mal metafísico, aunque se puede presentar como mal físico o mal moral.

- El mal forma parte de la realidad, porque sin él la realidad sería incompleta, el mal como un elemento necesario para la armonía universal. Esto lo defienden los estoicos.

- El mal es el último grado del ser. Esta pobreza ontológica del mal es presentada habitualmente adscribiendo al mal todos los valores negativos o estimados negativos imaginables: ilimitación indeterminación, dependencia, pasividad, temporalidad, inestabilidad, materialidad, etc.

- El mal forma parte de lo real, pero como una entidad que opera dinámicamente y contribuye al desenvolvimiento lógico-metafísico de lo que hay. Es el caso de Hegel.

- El mal es el sacrifico que ejecuta una parte en beneficio del todo. Max Scheler defiende esta posición.

- El mal es una falta completa de realidad, es pura y simplemente el no ser.

- El mal es una apariencia, una ilusión, un velo que impide la visión del bien, identificado con el ser.

- El mal se trata de una privación determinado. (Pueden existir diferentes variedades del concepto o realidad de la privación, cuando varias subteorías).

- Teorías del dualismo radical, es decir, un dualismo basado en la suposición de que los dos principios radicalmente opuestos que  existen en el universo: el del Bien y el del Mal.

- El optimismo.

- El pesimismo.

- El meliorismo, tanto en la forma de progresismo teórico como en la de la acción contra el mal efectivo y concreto. Voltaire.

- El dualismo, según el cual el mal posee una cierta substancialidad y hasta en ocasiones es personificado y que por lo común termina por suponer que el bien triunfará sobre el mal.

3. El problema del origen del mal.

- El mal procede últimamente de Dios o de la Causa primera, por permitirlo.

- El mal tiene su origen en el hombre o en ciertas de sus actividades.

- El mal es consecuencia del azar.

- El mal nace en la Naturaleza.

- El mal nace de la materia.

- El origen es otras fuentes.

4. Distinguir entre el bien físico y el mal moral.

El primero es equivalente al sufrimiento o al dolor, el segundo es un tipo de padecer que no se identifica con el físico, aun cuando quien lo experimenta no se vea librado del mal físico, de ciertas alteraciones físicas.

A veces el mal moral es identificado con el pecado.

Leibniz dividió el mal en tres tipos: metafísico, físico y moral.

Otros autores señalarían tres tipos de males: el mal físico o de la naturaleza, el más humano o mal moral; tercero, el mal religioso o pecado.

En el cristianismo, se indica, que en algunos tipos de males existe un Instigador-Maligno-Tentador, como ser espiritual que incentiva-tienta al mal, aunque no puede hacer todo el mal que quiera, sino la que se le permite.

5. El mal plantea el problema de cómo el hombre puede enfrentarse a él.

- La aceptación alegre del mal, o mejor, la actitud que encuentra en el mal físico o moral una especie de satisfacción o complacencia. Tal actitud recibe el nombre de algofilia (amor al mal o a los males).

- La aceptación resignada.

- La desesperación.

- La huida.

- La adhesión. Esta actitud es muy excepcional, puede manifestarse cuando se supone, como ocurre entre los maniqueos, que hay una lucha entre las potencias del bien y las del mal. Cuando se admite que las fuerzas del mal son más poderosas que las primera, se puede asimismo declarar que lo mejor s plegarse a ellas, o si se quiere, reconciliarse con ellas.

- La acción.

- Buscan que función tiene el mal en la organización del universo. Este problema surge si admitimos la infinita misericordia de Dios, cómo es que permite el mal, y por tanto, qué función o finalidad tiene el mal en la vida y en la economía de la salvación.

6. El problema del mal.

Se ha planteado de muchas maneras y formas durante siglos, dicho sintéticamente es cómo existiendo Dios, cómo permite tanto mal o tanta maldad, siendo Dios omnipotente (en poder, en bondad, en verdad, en saber, en ciencia…). O en la forma moderna, ¿dónde estaba Dios cuándo sucedía lo de Auschwitz?

De aquí algunos derivan-deducen-inducen o que Dios no existe o que Dios no se preocupa por la realidad humana o que Dios es “malévolo”. Dicho de otro modo, una aptitud atea, una aptitud deísta, una aptitud agnóstica en el mejor caso o blasfema en el peor…

Por otro lado el teísmo, en sus diversas formas y maneras, concluye que el ser humano es libre, libre arbitrio, y que casi todo mal surge de los actos e ideas de los seres humanos. Por lo cual, no se puede achacar a Dios lo que no es de Dios. O dicho de otra manera, un padre puede aconsejar a un hijo que no beba y caiga en ebriedad, pero el hijo no le hace caso, si después tiene un accidente de tráfico no se le puede echar la culpa al Ser Supremo.

Existen, dicen los teístas, existen leyes naturales morales, y existen leyes morales religiosas o espirituales, ambas tipos de leyes, son aceptadas por casi todas las filosofías, religiones, metafísicas del mundo. Por ejemplo, no matarás.

Si alguien tiene la voluntad de matar, no se le puede achacar a Dios que sea responsable. Porque el ser humano tiene ese libre albedrío, libertad, conciencia, entendimiento, etc.

Por otro lado, si se leen las biografías y procesos de canonización de los santos y santas del cristianismo y los milagros oficialmente aprobados por el cristianismo, los procesos autorizados con las reglas normativizadas se puede entender mejor el misterio y el enigma humano, del bien y del no bien. Y por tanto, de alguna manera la actuación del ser humano, la actuación del Ser Supremo.

7. Por otro lado, no podemos negar males y mal y sufrimientos, pero incluso las personas que hacen mal y males, no suelen estar todo el día haciendo mal y males, sino que quizás de cien actos que realizan en ese día o cada día, cincuenta son indiferentes, treinta son buenos o bondadosos, y quizás uno o diez son malos… Por lo cual destaca más el mal que se hace, pero quizás todo individuo hace más cosas buenas al día, que malas, lo que sucede que una mancha de color negro brilla más y se nota más que un cuadro lleno del resto de colores.

Y desde luego, “muchos males de muchos individuos destacan más que muchos bienes hechos por esos mismos individuos, o muchos actos indiferentes realizados por esos individuos”. Al final, un accidente de tráfico se produce en un minuto, por uno o dos errores de dos o tres vehículos o personas, pero en general, esas personas ha estado conduciendo cientos de kilómetros y cientos de días bien y no les ha sucedido nada o casi nada…

8. Por otro lado, muchos males y sufrimiento de uno mismo con uno mismo, o de uno mismo hacia los demás surgen no por una voluntad del mal y de los males, o una voluntad explicita de hacer el mal, sino por errores humanos, voluntarios o involuntarios, conscientes o inconscientes, por errores o circunstancias negativas del azar o casualidad, por pensar que buscas un bien, un bien relativo y olvidas el verdadero bien, como diría Tomás de Aquino, etc.

Es decir, la voluntad de hacer el mal, con total consciencia, sabiendo que es un mal, que quieres hacer el mal, que eres libre totalmente para hacer el bien o no hacerlo, o hacer el mal o no hacerlo, sabiendo las consecuencias, etc. Aunque existe no se produce tanto como creemos…

Por lo cual muchos males, no nacen del mal o de maldad voluntaria, sino de errores, errores de muchos tipos pero errores. El cirujano que se equivoca en una operación no es su voluntad equivocarse, ni hacer un mal, sino lo contrario, pero por alguna razón o motivo se ha equivocado…

Si existe Dios, podría definirse o describirse el Ser de un trillón de C.I. elevado a un trillón elevado a un trillón elevado a un trillón…, por lo cual, el ser humano que tiene de media cien de C.I., quizás no pueda entender todos los designios de Dios, aunque pueda entender algo, igual que una hormiga no puede comprender a un elefante…

9. Por otro lado, parece evidente, que si el mundo lo dividimos en mil parámetros o variables, en todas, salvo quizás en dos o tres, el mundo comparado con hace mil o dos mil o diez mil años, el mundo va hacia mejor. Siempre suelo poner el parámetro del parto, hace dos siglos un tanto por ciento de mujeres muy elevado moría en el parto o en el postparto. Pero podemos tomar cualquier otra variable y sucederá lo mismo. Por tanto, el mundo va hacia un mayor grado de bien y bondad y de mayores bienes y bondades, sin negar que exista el mal y los males. Pero por lo general, el bien es mayor que el mal. O dicho de otra manera, tienes cientos o miles de funciones o factores que en tu propio organismo te funciona de forma correcta, y ese día te duele una muela o una uña del pie. Pues te preocupas más del dolor del dedo del pie y no te acuerdas de las cientos de funciones que no funcionan de forma correcta. Diríamos que sufrimos una especie de hiperpesimismo metafísico o entitativo sobre la interpretación de la realidad y de lo real.

10. Desde el punto de vista empírico o desde el genético se están realizando estudios de que algún gen tuviese más incidencia sobre la crueldad. Se dice que algún gen fabrica la molécula MAO-A. Y se ha visto que en algunas personas que han cometido horribles crímenes y crueldades tendrían este factor.

Aunque también se ha indicado que nunca se produce solo por tener diríamos ese gen que tiende hacia la crueldad, sino que existen factores añadidos, como ambientes patógenos o enormemente traumáticos a nivel familiar.

Y también en algunos casos una ideología que le permite realizar ese mal, diríamos por un supuesto bien superior, que no es un bien, o por un fin o una meta… En este caso podrían aplicarse de sistemas tiránicos que masacran a miles o cientos de miles de personas…

11. Incluso aunque admitamos que no existe Dios, aunque alguien fuese capaz de demostrar que no existe Dios, cosa que hasta dónde yo sé, nadie de oriente, ni de occidente, ni de ayer, ni de hoy ha demostrado. Lo que se ha visto en el siglo veinte que dos sistemas ideológicos sociopolíticos ateos han sido los que hasta dónde sabemos de forma organizada y estructurada, buscando un bien superior o un supuesto bien superior, han creado los mayores campos de concentración y de exterminio del mundo y de toda la humanidad hasta ahora.

Lo que se deduce-induce, aunque Dios no exista, y sea una invención-imaginación-necesidad humana. Igual que el arte que es una invención humana. De momento, la especie humana para sobrevivir necesita esa invención, para al menos limitar los sufrimientos que pueden surgir de ideologías o sistemas psicopolíticos que sean ateos… O dicho de otra manera, el hombre necesita a Dios, aunque sea una invención humana, que Dios, para vivir-sobrevivir-existir como individuo y como sociedad y como especie, incluso a nivel del concepto de Estado.