OPINIÓN

Manifiesto de Izquierda Unida de Valdepeñas, en solidaridad con el pueblo palestino, que sufre la agresión armada de Israel

Las bombas que caen sobre la población en Gaza nos recuerdan que desde 1948, el Estado sionista ha venido perpetrando una campaña constante de ocupación ilegal, expulsión y genocidio creciente sobre la población y el territorio del pueblo palestino. Este nuevo episodio, ante la inhabilitación del Consejo de Seguridad de la ONU por los poderosos, demuestra que para el capitalismo y los estados que lo sostienen las vidas humanas no tiene absolutamente ningún valor.

gaza

Esta vez, bajo el pretexto de la oscura muerte de tres jóvenes judíos, se pretende desestabilizar, una vez más, a las fuerzas palestinas e impedir por la vía de las bombas la unidad de las mismas en un gobierno de concentración nacional que pone en primer término la defensa de la población de los territorios palestinos. Hamás difundió un comunicado negando tener nada que ver con los secuestros y asesinatos de los jóvenes judíos, noticia que han callado los medios, transformándola en un simple "nadie ha reivindicado los asesinatos". 

Pero ante la actitud y silencio cómplice de los poderosos, se levanta la rabia justa y la digna respuesta solidaria de los pueblos del mundo que entienden la resistencia del pueblo palestino como su propia lucha, y sienten como propio cada muerto que las bombas israelitas siembran en la franja Gaza.

Desde Izquierda Unida de Valdepeñas declaramos que:

•    Acusar a Hamas, legítimo representante del pueblo palestino, elegido por una amplia mayoría, en comicios controlados internacionalmente, de ser responsable de la matanza de su pueblo es una calumnia infame. Son los israelíes los que bombardean hospitales, prisiones, instalaciones gubernamentales, comisarías y edificios ocupados por personas indefensas.
•    Afirmar el derecho a la legítima defensa de Israel, es ocultar que incumple sistemáticamente, con apoyo de Estados Unidos, todas las resoluciones aprobadas en defensa del pueblo palestino, y que, desde la fundación del Estado de Israel no ha hecho otra cosas que agredir y arrebatar su país al pueblo árabe palestino.
•    Exigimos el inmediato cese del bombardeo y agresión del Estado sionista de Israel sobre Gaza y el resto del territorio palestino.
•    Denunciamos el papel de las grandes empresas de Televisión y prensa que, sistemáticamente, invisibilizan la lucha del pueblo palestino y dan cobertura ideológica a los crímenes contra la humanidad del Estado de Israel.
•    Llamamos a la población a sumarse al boicot económico y de desinversión contra los productos israelitas, intensificando la campaña BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones).

Y en defensa del pueblo palestino pedimos al Estado Español:

1.    Dejar de vender armas a Israel.
2.    Impedir el almacenamiento en territorio español de armas, material y municiones destinados al ejército israelí. No permitir el uso de puertos y aeropuertos de escala y avituallamiento para barcos y aeronaves que lleven armas y suministros a Israel.
3.    Enviar ayuda masiva e inmediata de medicinas, material sanitario, alimentos, agua potable, combustible e instalaciones eléctricas a la franja de Gaza.
4.    Que el Estado español expulse al embajador israelí en Madrid, que defiende abiertamente el genocidio palestino. Que cierre de inmediato la representación diplomática en Israel. Que negocie con la UE y en la ONU el aislamiento de Israel, hasta tanto no abandone los territorios palestinos ocupados desde 1967, desmantele los asentamientos, devuelva las propiedades usurpadas y admita el regreso de los ciudadanos palestinos a su tierra, conforme a las resoluciones aprobadas por la ONU, y de acuerdo con las Normas del Derecho Internacional.
5.    Que retire las tropas españolas del sur del Líbano y Afganistán, porque, contrariamente a lo que se afirma, no están en misión de paz, sino apoyando la estrategia imperialista contra los pueblos árabes y musulmanes.

Porque a pesar de la injusticia, de la masacre y el odio desplegado, a pesar del poder del dinero y de las armas, creemos firmemente que la justicia y la voluntad decidida del pueblo palestino, junto a la solidaridad de todos los pueblos del mundo, triunfará.