OPINIÓN

No son lo mismo

Eso dicen en Izquierda Unida y en Podemos. Y mienten. “PP y PSOE practican la puerta giratoria”. ¿Por igual? Dicen que Felipe González ocupa un cargo en la empresa privada aprovechándose de que ha sido presidente del Gobierno. Pues es verdad, y no está bien. Al menos a mí no me gusta. Da mala imagen. Pero que sea verdad, no significa que sea toda la verdad. Y ahí es donde está la mentira.

pedro sanchez 2

 

Para ser rigurosos hay que decir los cargos que ocupa Felipe González, y los cargos que ocupa José María Aznar, todos. Hay que decir, los cargos que ocupan, el papel que desempeñan, el tipo de contrato, el dinero que cobran por todos, el tiempo que ha pasado desde que dejan de ser presidentes del gobierno. Todo eso hay que decirlo. Y después se dice si son iguales o no. Así ya se empieza a decir la verdad.

Pero eso no es lo importante, no es lo más determinante para asegurar que son lo mismo. Así a grandes rasgos. Felipe González transformó la estructura económica de un país en dictadura a un país en democracia, inició la reindustrialización de España, universalizó la Educación y la Sanidad, -la que ahora nos está quitando el PP- y estableció un sistema fiscal que fortaleció, -y de qué manera-, a las clases medias y trabajadoras. ¡Ah, y nos introdujo en Europa. Eso entre otras cosas; como botón de muestra.

En cambio, José María Aznar, privatizó las grandes empresas del Estado, se las dio a su amigos y sentó las bases para luego colocarse él, -no son lo mismo- liberalizó el suelo, provocando así la burbuja inmobiliaria más grande de Europa, se apartó de la política europea y se arrimó a la de su amigo George Bush, nos metió en la guerra de Irak basándose en falsas armas de destrucción masiva, y con el falso diagnóstico de que era la única forma de estabilizar esa región en el futuro. ¿Son lo mismo?

Analizar y comparar dos figuras históricas del calibre de estos dos personajes no es tarea fácil. Pero, desde luego, no son lo mismo. A pesar de los errores, el PSOE tendrá que utilizar la inteligencia para no dejarse comer el terreno por la izquierda y  por la derecha. Felipe González pudo y Pedro Sánchez tiene que poder.