OPINIÓN

Orgullo de Malagón. Centenario del Grupo Cooperativo Montes Norte

Para muchos, hoy es un día especial por mil razones, pero para las gentes que como, dice el nombre de la homenajeada, somos del norte y montaraces, es un día para sentirse orgulloso de nuestro pasado, animado en nuestro presente y esperanzado en el futuro.

RICARDO_CALZADO (Copiar)

Celebrar un centenario de alguien vivo es un lujo, y más si es de una institución como la Cooperativa Montes Norte, que no solo está viva, sino rejuvenecida, y a pesar de su longevidad, en forma y dinámica.

Desde aquellos pioneros que iniciaron andadura hace un siglo hasta nuestros días muchos son los actores que han participado  para que una institución económica, empresarial y cooperativa pueda llegar a cumplir 100 años. Asamblea, trabajadores, consejo rector, entidades de crédito, administraciones públicas… y tras ellas personas que en cada momento han tenido una responsabilidad con y para la Cooperativa y, por tanto, con y para los ciudadanos de Malagón. En cada momento han dado pasos acertados o menos acertados, pero a la postre nos han traído hasta aquí, hasta este momento, momento que podemos definir como un buen momento, y en los tiempos que corren eso es decir mucho. A todos ellos nuestro agradecimiento  por el trabajo realizado, por los logros conseguidos y por haber forjado una institución como ésta.

Hoy,  tal y como expresa el sociólogo alemán Zygmunt Bauman, vivimos tiempos líquidos, teoría según la cual las estructuras que en el siglo pasado eran sólidas (entendido como duración en el tiempo y no mutables) se han licuado para construir un mundo en constante movimiento y transformación, aspecto que da otro sentido a la vida y al individuo. Sin oponerme a la teoría de Bauman,  100 años después en los que aquellos emprendedores  sociales, económicos y democráticos tomaran la iniciativa podemos concluir que contamos con un PILAR  y una estructura social y económica soçolida.

Tratándose del movimiento cooperativo es para mí y para lo que represento un doble orgullo. La apuesta por el cooperativismo tanto en su origen como en la actualidad tiene principios y valores intrínsecos a socialismo democrático y a la construcción de herramientas que dieron a los trabajadores dignidad y recursos, y algo que hoy es un bien escaso: trabajo.

Haciendo un pequeño regate histórico, los padres de socialismo utópico fueron los que informaron y teorizaron sobre el cooperativismo tomando como punto de partida efectivo del movimiento el 24 de octubre de 1844 en Inglaterra cuando un grupo de 28 trabajadores , 27 hombres y una mujer de la industria textil de la ciudad de Rochdale que se habían quedado sin empleo tras una huelga, constituyeron una empresa que se llamó Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale, a la cual aportaron cada uno la cantidad de 28 peniques.

Aquí, en Malagón, años después (1915) otros 28 pioneros fundaron la cooperativa Santísimo Cristo del Espíritu Santo (embrión del actual Grupo Cooperativo Montes Norte) que en su fundación y según se establece en los estatutos de la época, pretendía dar créditos a sus asociados, compra y venta de abonos, semillas…, fomentar nuevas técnicas de cultivo, cursos de formación y cultura, crear una mutualidad de socorro para casos de invalidez temporal o  muerte de sus asociados y una serie de aspectos cuyo eje fundamental era defender sus intereses, primando la solidaridad y ayuda mutua. Aspectos bien reflejados por D. Jesús Balmaseda en su relato histórico del centenario.

Haciendo un paralelismo entre ambos hitos históricos, y a pesar que esperamos 81 años para que se produjera en nuestro pueblo, la filosofía y los objetivos eran los mismos que en ese lejano Rochdale. Los principios cooperativos tanto para un caso como para otro que constituyen las reglas básicas de funcionamiento de estas organizaciones, prototipo de empresa social y solidaria, están vigentes hoy como hace 100 años, y a ellos debemos aplicarnos. Y si no observen:

  • Ayuda mutua: es el accionar de un grupo para la solución de problemas comunes.
  • Esfuerzo propio: es la motivación, la fuerza de voluntad de los miembros con el fin de alcanzar metas previstas.
  • Responsabilidad: nivel de desempeño en el cumplimiento de las actividades para el logro de metas, sintiendo un compromiso moral con los asociados.
  • Democracia: toma de decisiones colectivas por los asociados (mediante la participación y el protagonismo) a lo que se refiere a la gestión de la cooperativa.
  • Igualdad: todos los asociados tienen iguales deberes y derechos.
  • Equidad: justa distribución de los excedentes entre los miembros de la cooperativa.
  • Solidaridad: apoyar, cooperar en la solución de problemas de los asociados, la familia y la comunidad. También promueve los valores éticos de la honestidad, transparencia, responsabilidad social y compromiso con los demás.

¿Quién no quisiera para su pueblo, su país o su empresa valores como estos?

Honradez, transparencia, derechos, deberes, igualdad, ayuda a la comunidad, solidaridad, democracia, esfuerzo, trabajo… Palabras, palabras que hoy están grabadas en cada botella de vino o garrafa de aceite de la cooperativa, del sindicato como también solíamos llamarla, pueden parecer solo palabras, pero detrás de ellas hay sudor, esfuerzo, desvelo, miedos, alegrías, amistad, celebración... En definitiva, personas y buenas gentes que viven, laboran, pasan y sueñan, y en un día como tantos, descansan bajo la tierra (Antonio Machado).

En ese descanso nos han dejado una magnifica herencia adaptada a los tiempos con otras palabras: modernidad, gestión, comercio, mercado, competitividad, mecanización… Los números  que su gerente, José Luis Amores, maneja con tanta soltura dan la versión de este vocabulario, de esta adaptación.

En la imbricación de ambos  sentidos en la capacidad que tengamos cada uno en nuestra responsabilidad, desde la dirección de la cooperativa, desde la política y las administraciones públicas, desde los socios y como pueblo, hoy pueblos, como sociedades  que conforman el Grupo Montes Norte de continuar ese avance sin perder la filosofía e implementando la modernidad seguirá el acierto.

Como portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Malagón quiero concretar la felicitación  en el actual  presidente, D. Miguel Ángel Toribio Serrano, que representa el momento histórico que nos ha tocado vivir, juventud, preparación, sencillez, trabajo. Querido Miguel Ángel, me dirijo finalmente a usted para felicitarle y que haga extensiva esta felicitación a todos los socios y socias de la cooperativa. Aprovecho para  hacerle una reflexión: hoy no entenderíamos Malagón sin su Cooperativa, pero tampoco podemos entender la Cooperativa sin Malagón, y por eso debemos ponernos un reto para los próximos 100 años: que la cooperativa sea un motor social y económico de Malagón y pionera en aspectos tales como el emprendimiento joven, la ayuda a posibilitar nuevos yacimientos del empleo, la solidaridad con los vecinos que más los necesitan.

Como bien sabe,  Malagón necesita de un gran empujón,  tenemos problemas de calado y  una organización como la que preside tiene el deber de preocuparse por la comunidad. Sé que  hay proyectos en esa línea y que juntos podemos conseguir que la cooperativa avance y que Malagón avance. Desde el Grupo Socialista estamos a su entera disposición para iniciar nuevos proyectos que posibiliten una mejora económica en todos los malagoneros y malagoneras, que a la postre son los mismos que forman la cooperativa.

Desde que llegué a la Corporación municipal me propuse, nos propusimos, ser políticos en faena, y ahí estaremos.

Feliz cumpleaños… A por otros cien.

Ricardo Calzado Gómez

Portavoz Grupo Municipal Socialista