OPINIÓN

El pucherazo

Nuestra intención era empezar a tratar los temas de la Conferencia Política que el PSOE ha celebrado los pasados días 8, 9 y 10 de noviembre. Pero la actualidad manda. Y como manda. No tenemos otro remedio que denunciar el pucherazo. Es un auténtico golpe de estado, democrático, sí, pero golpe de estado. El Estatuto de Castilla-La Mancha es la Ley fundamental que rige nuestra autonomía.

votos 2

Como Ley fundamental no puede modificarse porque le interese a un solo partido. Pero mucho nos tememos que lo van a hacer.

A veces la credibilidad se pierde porque viene de un adversario. Alguien puede pensar: ¡Qué va a decir el PSOE! Pues que Cospedal lo hace todo mal. Y a continuación, algunos dirán: ¡Si todos son iguales!. Pues no. Todos no somos iguales. Algunos nos molestamos en recabar datos serios provenientes de personas que se dedican a estudiar estos asuntos, y que no lo dicen porque sean del PSOE. Desde esta columna intentamos ser rigurosos con aquello que escribimos.

El catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha, Francisco Ruiz González, dedicado durante más de 25 años a estudiar los procesos electorales, acaba de publicar un análisis sobre el sistema electoral en Castilla-La Mancha. Vamos a intentar resumir el estudio, aunque con tantos datos es muy difícil de sintetizar y al mismo tiempo no aburrir.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que nuestra Constitución señala que la esencia del Parlamentarismo está en la representatividad. Un resultado es más justo cuanto más se ajusta a la realidad; cuanto más ajustada es la relación entre votos y escaños conseguidos por los partidos. Y si el sistema actual ya se aleja mucho de este sentido de la representatividad, al reducir los escaños a la mitad, esa representatividad queda mucho más dañada.

Aquí, por razones de espacio, es imposible reflejar las tablas de resultados obtenidos al aplicar la Ley D´Hont después de escrutados los votos obtenidos por cada partido. Ley que ya de por sí es injusta porque perjudica a los partidos minoritarios. ¿Por qué? Porque, se da el caso de que un partido no haya conseguido el número suficiente de votos para obtener un escaño. Por tanto todas las personas que han votado esa opción política se han quedado fuera de juego; su voto se ha perdido.

Si ahora como pretende el Partido Popular el número de escaños se reduce a la mitad, el número de votos para conseguir un escaño se duplica. Con lo cual, salvo los dos partidos más votados se quedan los minoritarios sin posibilidad de obtener un escaño en las Cortes. Como el PP sabe que nadie quiere hacer coaliciones con ellos, desaparece la posibilidad de pactos entre otros partidos. Se calcula que por este motivo unos 300.000 ciudadanos habrían perdido su voto.

Pero una vez eliminada la posibilidad de que lleguen a las Cortes otros partidos, hay otra parte de la reforma que maneja el PP en su beneficio. ¡Fijense que agudos!. En las provincias en las que suele ganar el PP se asigna un número impar de diputados. Por ejemplo 5. De esta forma sacando solo un voto más, tiene un escaño más en esa provincia. Ganaría el PP por 3 a 2. Mientras que en las provincias que suele ganar el PSOE le asignan un número par de escaños. Por ejemplo cuatro escaños. Para ganar el PSOE en esa provincia necesita sacar más de doble de los votos que el PP para obtener el resultado de 3 a 1, cosa poco probable.

Ese es el ahorro de gasto. Ese es el ejemplo de austeridad que quieren los ciudadanos. Esa es la ruina de la herencia recibida. No. Es la gran mentira. Es el intento de un pucherazo en toda regla. Quizá no hayan pensado que ya van siendo muchas las mentiras, muchos falsos pretextos, y puede suceder que no cuele.