OPINIÓN

¿Qué tienen que soportar todavía los vecinos de la calle Ancha?

A punto de terminar, por fin, la obra de la calle Ancha, se nos ocurre pensar: ¿Qué más 
han de soportar los vecinos de esta calle? Las obras han durado 30 largos meses, para apenas 300 metros de calle, tiempo, que si se compara con otras obras de similares características, como Paseo Luis Palacios, que se terminó en 3 meses, creemos que en 6 ó 7 meses de debería haber terminado. 

171214 VA-UCIN

 El tráfico, en ese tiempo ha sido un verdadero caos. Desorden de calles cortadas, atascos, aglomeraciones que a D. Jesús no le afectan, pues no tiene coche.

El comercio de esta calle y aledañas se ha visto seriamente afectado, y de hecho, en este 
tiempo, han cerrado dos negocios en esta vía y otros han mermado su competividad. La 
duración y la dificultad de transitar del público han sido  objeto de críticas de los comerciantes.

Se ha producido un fuerte agravio comparativo entre los vecinos, pues dependiendo de 
la zona de la calle donde vivan van a pagar la calle o no. Nosotros creemos  que esto es fruto de una mala planificación del gasto.

El nuevo proyecto no ha resuelto ninguno de los problemas urbanísticos que existían. 
El tráfico no ha mejorado, la calzada es más estrecha, no es posible estacionar, no se permite la carga y descarga, y cualquier parada, para bajar la compra o recoger algún 
familiar  con dificultades, agrava la fluidez del tráfico.

El andén del Gran Bulevar, que se nos prometía amplio, se ha visto reducido a una acera inferior, en muchos tramos, a la que teníamos, gracias a la inclusión de los arriates. Uno de los principales problemas del urbanismo es luchar contra un futuro que se desconoce, aunque uno más grave es el de aquellos proyectos que nacen habiéndose quedado obsoletos para el presente.

Aunque la gravedad no queda ahí, en nuestra opinión, después de gastarse casi un millón de euros, 150 millones de las antiguas pesetas, se ha dejado un alcantarillado de aguas sanitarias que data de hace 40 años. Dicho alcantarillado, además, ha sido roto en el desarrollo de las obras y parcheado para su reparación, traduciéndose en diferentes problemas de filtraciones en los sótanos de las edificaciones colindantes.

La verdad es que bien pensado, dentro de unos años se volverá a cambiar esta tubería, habrá otro proyecto, otra obra, con los consecuentes añadidos que esto conlleva. 

Pues como decíamos al principio ¿Qué les queda por ver a los vecinos? 

Les queda que cuando lleguen las elecciones municipales, D. Jesús os obsequiará con 
su revista de las cosas buenas que ha hecho en Valdepeñas en esta legislatura y que siempre edita para hacerse propaganda electoral, en una práctica propia de antiguas dictaduras.
Una publicidad, que decimos nosotros, podría pagarse de su bolsillo, como todo hijo de vecino y no con el dinero de las arcas municipales, o sino, que la pague su partido, al que representa, ese que elige a sus candidatos en elecciones primarias.

Una revista cuya portada será una gran fotografía de la nueva calle Ancha como 
ejemplo de su buena gestión municipal.