LEJOS DEL KM 200

Francisco Javier Patón: “Echo de menos a mi familia y muchos domingos daría lo que fuese por estar allí y comerme una paella con mis padres y mis hermanos y charlar un buen rato”

Nuestro primer valdepeñero que está "Lejos del Km 200" se llama Francisco Javier Patón Incertis y es hermano del concejal de Juventud y Deportes del Ayuntamiento de Valdepeñas, José Manuel Patón. Además, su padre es el dueño del Bar Julián, situado en la Avenida de los Estudiantes.

London EYE (Copiar)

 Francisco, es un joven valdepeñero de 24 años que actualmente y por motivos laborales vive y trabaja en Inglaterra. A través de esta entrevista vamos a conocerle a él y el lugar donde vive, la ciudad de Reading.

¿Qué estudiaste?

Estudie la Licenciatura en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Castilla la Mancha, en el Campus de Ciudad Real. También estudié  Experto Universitario en Protocolo y Organización de Eventos en la Escuela Internacional de Protocolo de Madrid.

¿Qué te llevó a dejar de vivir en Valdepeñas?

En primer lugar mejorar el inglés. Sin duda la mejor forma era venirse una temporada a un país anglosajón y tratar de conocer su cultura y su gente. Por otro lado es una experiencia que le recomiendo a todo el mundo y que deberían hacer. Y sin duda la principal razón es la búsqueda de mejores oportunidades en el futuro. Sentía que quedándome en Valdepeñas no podría avanzar y debía buscar alguna alternativa.

¿Por qué elegiste la ciudad en la que vives actualmente?

La elegimos Marta, mi novia, y yo porque aquí viven desde hace 3 años unos buenos amigos de la Universidad. Nos ayudaron mucho al principio de mudarnos con todo los problemas que surgen al cambiar de país, ciudad o casa. Desde abrir una cuenta en el banco, conseguir el número de la seguridad social en Inglaterra o qué zonas de la ciudad son mejores para vivir. Cosas que se vuelven básicas y de las que no habías pensado hasta entonces. Otro dato importante fue el del paro. En general en Reino Unido el paro está en el 7.1% y en nuestra ciudad incluso está por debajo. Recuerdo la primera semana de mudarnos donde Marta consiguió 3 ofertas de trabajo que, aún siendo en trabajos no cualificados como camarero, chocaba con lo que le había pasado en España los meses previos donde no recibió ni una sola llamada.

¿Qué ciudad es?

La ciudad donde resido desde el pasado 10 de Marzo de 2013, un año, es Reading, Inglaterra. Es conocida como la ciudad de las tres B, por las palabras en inglés de ladrillo (Brick) galleta (Biscuit) y cerveza (Beer). Tiene algo más de 150 mil habitantes y lo mejor de esta ciudad es su localización ya que, viajando en tren, se encuentra a 20 minutos de ciudades como Oxford, Windsor o la inmensa Londres.

¿A qué te dedicas en tu nuevo lugar de residencia?

Actualmente trabajo como probador de videojuegos. Todo el mundo se queda sorprendido cuando lo digo y explico en qué consiste el trabajo. Pero sí, básicamente me pagan por jugar y probar nuevos videojuegos.

¿Cuál es tu rincón preferido de tu nueva ciudad?

El río Támesis. Tengo la suerte de poder ir caminando al trabajo, ya que la distancia es corta, y si encima ello conlleva ir caminando por la rivera de este río es una suerte impagable. También en verano está permitido hacer barbacoas en las praderas de sus alrededores, con unas barbacoas de usar y tirar que venden en cualquier supermercado. Es increíble la gente que se va de picnic cuando sale el sol, aunque eso solo sean días contados.

¿Qué es lo que más echas de menos de Valdepeñas?

Sin duda a mi familia. Muchos domingos daría lo que fuese por estar allí y comerme una paella con mis padres y mis hermanos y charlar un buen rato. Ir a ver a mis abuelos para que me digan lo guapo y alto que soy o simplemente ir a trabajar al bar de mis padres que es como una segunda casa para mí. Cosas que solo valoramos cuando no podemos disfrutar de ellas. La comida no tanto porque nos llegan paquetes bien cargados desde España y, al haber tantos españoles, ahora todos los domingos se hacen tapas en algún bar y también paella o fideuá que a nuestros amigos extranjeros les encanta. Y por supuesto lo que más se echa de menos en este país, pero creo que seas de donde seas, ¡el sol!.

¿Tienes la intención de volver a residir algún día en Valdepeñas?

Si. Tengo claro que algún día me gustaría poder volver o por lo menos estar más cerca. Pero también tengo claro que cada vez eso pinta más difícil y prefiero no pensar mucho sobre ello. Como en todo, el tiempo dirá.

¿Qué piensa tu familia de tenerte tan lejos, te visita o vienes más tú a Valdepeñas?

En general están contentos. Por supuesto, preferirían que estuviese al menos en España, pero de momento, como llevamos poco tiempo, lo llevan bien. Además hoy en día es mucho más fácil comunicarse a través de Skype, Facebook y Wassap, con lo que se hace la distancia más llevadera, sobre todo para mi madre. Estoy al tanto de todo lo que pasa en la familia y los amigos y algunas veces incluso me entero antes que la gente que vive allí. Si es verdad que cada vez que visitamos España no falta la pregunta ¿Y cuándo os volvéis entonces? De momento toca responder con una sonrisa y un “Ya veremos”.