jueves. 22.02.2024
LEJOS DEL KM 200

M. Ángeles Escudero: "Me gustaría plantarme en la celebración de cualquier cumpleaños para darle un beso a toda mi familia"

M. Ángeles Escudero, de 30 años de edad,  quería vivir en el estado de Texas y acabó en Austin. Estudió Magisterio de Lenguas Extranjeras y asegura que decidió marcharse de Valdepeñas para vivir una nueva experiencia, viajar, mejorar su inglés pero sobre todo, para crecer profesionalmente. Ahora es nuestra protagonista de 'Lejos del km 200' y ésta es su historia desde Austin, en Estados Unidos.

KM 200 MANGELES 2

¿En qué ciudad vives?

Austin, una ciudad con 2 millones de habitantes y sorprendentemente verde para estar asentada en el corazón de Texas. También conocida como la capital del mundo de la música en vivo.

¿Qué te llevó a dejar de vivir en Valdepeñas?

Muchos fueron los motivos que me empujaron a tomar esa decisión: vivir una nueva experiencia, viajar, mejorar mi inglés, pero sobre todo, crecer profesionalmente. 

¿Por qué elegiste la ciudad en la que vives actualmente?

En realidad, lo que elegí fue el estado de Texas. La ciudad me eligió a mí, por decirlo de alguna manera.  ¿Por qué? Era el estado que más plazas ofertaba para maestros con mi perfil pero también por el clima y por tener la oportunidad de vivir en una gran ciudad como Austin, Dallas, Houston o San Antonio. 

¿A qué te dedicas en tu nuevo lugar de residencia?

Estoy participando en el programa “Profesores Visitantes en Estados Unidos y Canadá”. Trabajo en un colegio de educación infantil y primaria como tutora de una clase de Pre-Kindergarten (niños de 4 años). Aunque también hay clases regulares en las que todas las asignaturas se imparten en inglés, la mayoría de los docentes en mi centro seguimos un programa llamado “Dual Language” con el que se pretende ayudar a que los niños que hablan español en casa no pierdan su lengua materna y, además, aprendan a escribirla y leerla. 

¿Cuál es tu rincón preferido de tu nueva ciudad?

Austin sorprende por la cantidad de vegetación y zonas verdes que puedes encontrar, no solo en los alrededores si no en el mismo centro. Cuando pensamos en Texas, a todos se nos viene a la cabeza esas películas del lejano oeste, con paisajes casi desérticos, cactus, vaqueros a caballo… No encontraréis nada de eso en Austin. Hay muchos sitios que me gustan: cualquier lugar desde donde contemplar las impresionantes puestas de sol sobre el lago Travis o cualquiera de los innumerables parques y senderos que se encuentran a orilla de los riachuelos que transcurren por la ciudad.

¿Qué es lo que más echas de menos de Valdepeñas?    

Son tantas cosas… A veces me encantaría cerrar los ojos y al abrirlos, estar en la tienda de “cháchara” con mi madre, comiendo un buen cocido de mi padre, diciendo tonterías con mi hermana, tumbada en el sofá de casa con mi hermano o jugando un rato con Roni… Plantarme en la celebración de cualquier cumpleaños para darle un beso a toda mi familia. Echo mucho de menos a mis amigas,  la facilidad con la que una “cerve” rápida se convierte en una larga noche de risas o una reunión de sábado para comer termina siendo la aventura del mes. Pero también se echan de menos cosas tan cotidianas como ir andando a comprar el pan o “bajar” a tomar un vino a la plaza, aquí las distancias son tan grandes que hay que ir en coche a todos sitios. Y por supuesto, la “dieta manchega”, las terracitas, las tapas, el aire acondicionado a 21 grados…

¿Tienes la intención de volver a residir algún día en Valdepeñas?

Me encantaría. Cuando era más joven no me atraía nada la idea pero tuve la oportunidad de volver a vivir en Valdepeñas durante 4 años después de terminar la carrera y superar los primeros años de interina, y descubrí una ciudad totalmente nueva en la que la vida puede ser tan tranquila o tan ajetreada como quieras. A pesar de ello, no creo que vaya a ser posible en unos cuantos años, bien porque decida continuar viviendo en Austin o porque el trabajo me lo permita cuando regrese a España. 

¿Qué piensa tu familia de tenerte tan lejos, te visita o vienes más tú a Valdepeñas?

De primeras no les hizo mucha gracia que me quisiera presentar a la entrevista para trabajar en EEUU y cuando les dije que me habían seleccionado me miraban con cara de “ tú estás loca”. En el fondo sé que se alegraban por mí y ahora están muy contentos por cómo me están yendo las cosas. Las charlas por Skype hacen que la distancia sea más llevadera y, por suerte, aquí también tenemos unas largas vacaciones de verano, así que no se librarán de tenerme por casa un par de meses. Que vengan a verme está un poco complicado. Si dependiese solo de mi madre ya me habrían visitado pero eso de pasar casi 20 horas de viaje, 12 o más de ellas metido en un avión, no es una idea que motive mucho a mi padre, aunque seguiré insistiendo por si algún día me dice que sí. 

M. Ángeles Escudero: "Me gustaría plantarme en la celebración de cualquier cumpleaños...