LEJOS DEL KM 200

Marta Serrano: "A mi familia le da pena que esté tan lejos, pero también entienden que soy feliz y puedo seguir creciendo en mi profesión"

Marta Serrano, es una joven valdepeñera de 28 años que un buen día, hace seis meses, decidió hacer las maletas e irse a China. Sí, han leído bien, a China, concretamente a Pekín, donde es profesora de baile flamenco en el Centro Flamenco de Beijing. Estudió en el Conservatorio Profesional de Danza Reina Sofía de Granada. Hoy en Lejos del Km 200 conocemos a una artista valdepeñera e hija de Francisco Serrano, presidente de AFAD Valdepeñas. 

Marta Serrano 4 (Copiar)

¿Qué estudiaste?

Estudie  en el conservatorio profesional de Danza Reina Sofía (Granada). Especializándome en baile flamenco y compaginándolo a su vez con estudios de danza contemporánea, danza clásica, clásico español y danza inclusiva, en ciudades como Madrid y Barcelona.

¿Qué te llevó a dejar de vivir en Valdepeñas?

El querer dedicarme a esta  profesión, me hizo tener que buscar unas enseñanzas de danza profesionales con un nivel mucho más alto del que hasta entonces había conocido.

¿Por qué elegiste ese país y esa ciudad para vivir?

Después de pertenecer tres años a la compañía de danza Transit Dansa (Barcelona) y trabajar con varios coreógrafos del panorama actual de la danza la crisis empezó a azotar más que nunca haciendo casi imposible el poder dedicarse a esta profesión  en España, fue entonces cuando empecé a buscar trabajo  fuera,  teniendo la gran suerte finalmente de ser seleccionada para trabajar en el Centro Flamenco de Beijing, realmente yo no elegí nada si hubiese encontrado trabajo en cualquier otro País o lugar  que me permitiera trabajar en mi profesión  hubiera ido allí sin pensarlo.

¿A qué te dedicas en tu nuevo lugar de residencia?

Sobre todo mi trabajo aquí se centra en la enseñanza como profesora de baile flamenco, un campo que también me encanta y en el que he estado siempre, compaginándolo con mis trabajos como bailaora y bailarina.

Además de esto, la escuela se encarga de promocionarme tanto a mí artísticamente, como al flamenco en China, esto  me permite seguir bailando y la oportunidad de difundir este arte mediante conferencias.

 A parte de esto me van saliendo diferentes  trabajos esporádicos como bailaora y también como coreógrafa para compañías como la de “ Zhong yang min zu ge wu tuan” (Compañía de baile y cante central del gobierno en China) ) , a su vez sigo formándome en danza contemporánea,  y empapándome de esta cultura tan diferente a la nuestra

¿Cuál es tu rincón preferido de esa ciudad?

Pekín es una ciudad muy grande que tiene mucha diversidad que ofrecer, yo llevo seis meses en ella y aún sigo conociéndola, pero una de las zonas a las que suelo  ir mucho es al lago Houhai es una zona muy agradable donde poder pasear y sentarte a tomar unas cervecitas mientras escuchas música en directo.

Otra de las cosas que me encanta de esta ciudad es la  cultura que hay por el deporte y la danza todos los días puedes ver en las calles grupos de personas que se reúnen en las plazas para bailar o que salen a la calle en su horario laboral para hacer deporte juntos.

¿Qué es lo que más echas de menos de Valdepeñas?

Lo que mas hecho de menos sin duda alguna es a mi familia, a mis amigos y a mis perros. Sobre todo el poder compartir mas momentos con todos ellos, y disfrutar de su compañía.

¿Tienes la intención de volver a residir algún día en Valdepeñas?

No descarto volver algún día y abrir una escuela  profesional de danza para transmitir,  todo lo aprendido, pero de momento siento la necesidad de seguir creciendo artísticamente y profesionalmente.

¿Qué piensa tu familia de tenerte tan lejos, te visita o vienes más tú a Valdepeñas?

Les da pena que este tan lejos y no podamos compartir tantos momentos juntos como nos gustaría, pero también están contentos porque saben que yo aquí soy feliz y puedo seguir creciendo en mi profesión .

De momento tengo intención de quedarme  un año en Pekín, y luego volver a seguir buscando otra oportunidad que me permita seguir creciendo y realizándome, así que este año nos tenemos que conformar con hablar por whatsapp todos los días y poder escucharnos y vernos por skype.

Las visitas a 12.000 km de distancia son muy complicadas.