LAS HISTORIAS DE KUKA

Capítulo LXXXIII. Un bonito disfraz

Otro año más ya está aquí el momento de ser quien te apetezca ser. Ilusiones, reinas por un día, una fantasía o un personaje de lo más singular. Un disfraz que maquillará nuestros anhelos más profundos, dando paso a la diversión y a las risas, apurando al máximo todos estos días, por que después el recato y la abstinencia mandan.

 

la foto (15) (Copiar)

Es como si se fuese a terminar el mundo, tal vez sea así, por eso hay unos días de desenfreno y de ser uno mismo más que nunca, aunque lo adornemos con purpurina y una lentejuela.

Gente disfrazada de otros. Todo el año están sin risas ni brillos solo desánimo como subir al Everest sin oxígeno. La verdad es que ese disfraz no me gusta mucho, por eso desde aquí os invito a que os quitéis la máscara y seáis vosotros mismos.

¿Quien no ha fantaseado nunca con ser otro?. Yo personalmente, alguna vez que otra.
La crítica está servida, los personajes más frikis serán copiados.

Una vez más está aquí el Carnaval, antesala de la Cuaresma y la Pasión, aprovechad para ser lo que deseéis ser y olvidad los problemas que como no se irán los maquillaremos un poquito y nos reiremos como niños que por primera vez ven volar un globo.

¿Donde esta mi tiara de reina?, que la carroza no espera, adornada con los frutos del campo y alimentada de vino y risas. Damas de mi corte esperando están un año más, que después a la sardina tenemos que quemar. Tradiciones olvidadas a punto están de aparecer por la esquina.

Feliz carnaval a todos y en especial a vosotros por sentir vuestro pueblo dentro, muy hondo. Y que cada año vaya a más. ¡Sois grandes jurado de Carnaval¡.

Vuestra Kuka